San Fernando

El Consorcio financiará el contenido museístico de la Casa del Bicentenario

  • El Centro de Interpretación del Parlamentarismo contará con 300 metros cuadrados de superficie para exponer los contenidos · La planta sótano se habilitará como almacén del Teatro, ubicado al lado

Será una huella permanente del Bicentenario en la localidad. De su celebración, de su relevancia en el peso y a través del paso de la historia. Quedará como testigo futuro de lo que en 2010 se conmemorará, el nacimiento del parlamentarismo moderno, el germen de la democracia. Permanecerá como lo hacen, desde hace ya siglos, otros muchos hitos y símbolos locales que recuerdan la importancia de La Isla, cuando ella, parafraseando el eslógan municipal, fue España. Será el Centro de Interpretación del Parlamentarismo, un edificio ubicado junto al Teatro de Las Cortes, que seguro pasará de boca en boca de los isleños con el sobrenombre de Casa del Bicentenario.

Una de las dependencias de la oficina del Diez acogía ayer la presentación de la reforma de este inmueble ubicado entre General Serrano y Cayetano del Toro, una transformación que financiarán los fondos estatales y que estará valorada en 550.000 euros. Su plazo de ejecución, como el resto de las obras sufragadas por el Gobierno central, marca como límite finales de este mismo año, por lo que la obra comenzará cuanto antes y no se demorará más de diez meses. Por el momento, ya está esbozado el anteproyecto de lo que será, según comentaba ayer el arquitecto municipal Carlos Grosso, un espacio diáfano y lleno de luz concebido para la exposición.

Porque paralelamente a los trámites de ejecución, la Oficina del Bicentenario y la gerencia del Consorcio trabajan ya en la dotación de este contenido museístico. Será este último organismo quien financie esta dotación, cuyo trámites, explicaba el alcalde de la ciudad, Manuel de Bernardo, están también bastante avanzados, aunque no cerrados. El contexto en el que se enmarcarán los mismos se sitúa precisamente en la profundización del papel que jugó La Isla del siglo XIX.

Pero el soporte, el edificio en cuestión, sufrirá una profunda transformación para albergar estos contenidos. Eso sí, siempre respetando el valor patrimonial del inmueble y protegiéndolo tal como se recogerá en el plan del casco histórico. De esta manera, en primer lugar, ganará en espacio útil, ya que alcanzará 300 metros cuadrados de superficie que serán empleados y estarán repartidos en tres plantas. Otros cien metros cuadrados más se sumarán a la cubierta, a la que se tendrá acceso aunque no será utilizada como Casa del Bicentenario.

En la planta baja se ubicará el patio principal del que partirán los elementos de comunicación con la planta superior, una escalera y un ascensor. La amplitud y la luminosidad caracterizarán esta zona del mismo modo que lo harán también en la primera planta gracias a la montera acristalada que coronará el techo. En este espacio cabrá destacar dos galerías amplias a ambos laterales del edificio que servirán como salas expositivas e incluso más adelante, señalaba De Bernardo, para la celebración de jornadas y eventos relacionados con el constitucionalismo, como apoyo también a las dependencias del Centro de Congresos.

Por último, en la planta sótano se instalarán los servicios, a los que se tendrá acceso tanto por escalera como por ascensor. Y en esta zona además se reservarán bastantes metros para ser utilizados como almacén del Teatro de Las Cortes, un almacén de materiales más que necesario en unas dependencias de estas características. Porque está previsto que en un futuro pueda abrirse una línea de comunicación entre este edificio y el Teatro, de tal manera que los grupos numerosos que actúen en el Real puedan acceder a este sótano, en el que habrá habilitada una zona específica de vestuarios para ellos. Estarán junto a los servicios y frente al almacén.

Esta línea de comunicación, aunque hipotética físicamente, sí se abrirá de un modo virtual con el Teatro. Así lo aclaraba el delegado de Patrimonio, Francisco José Romero, cuando apuntaba que también en este edificio están previstas una serie de incorporaciones y dotaciones expositivas y museísticas acordes con las de la Casa del Bicentenario. Habrá pues, sintonía entre ambos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios