San Fernando

La playa de Camposoto recupera la normalidad y levanta las restricciones

  • Los especialistas no encontraron ni rastro del supuesto artefacto divisado el sábado por un bañista

La playa de Camposoto recuperó ayer la normalidad tras el incidente que en la jornada del sábado obligó a desalojar un tramo de unos 250 metros de la primera pista ante el hallazgo de un posible proyectil que un bañista divisó a primeras horas de la mañana en la orilla y que la marea ocultó posteriormente, lo que impidió una rápida intervención de los artificieros.

La búsqueda del supuesto artefacto comenzó a última hora de la tarde del sábado, una vez que la marea volvió a bajar, y se prolongó hasta que llegó la noche, cuando resultó imposible seguir con el rastreo. Especialistas de la Armada repasaron a conciencia la zona con buzos y detectores de metales sin conseguir dar con ningún proyectil ni con nada que se le pareciera.

En el desalojo de la playa que se llevó a cabo desde poco después del mediodía participaron también efectivos de las Policías Nacional y Local, de la Guardia Civil y de Protección Civil, que mantuvieron a lo largo de toda la jornada playera un estricto cordón de seguridad e impidieron que nadie pasara a la zona acotada.

Especialmente afectado por estas medidas se vio el chiringuito que se encuentra ubicado en la primera pista, que no pudo abrir y perdió una jornada clave para el negocio al tratarse de un fin de semana en pleno mes de agosto y de uno de los días que mayor afluencia de bañistas registró la playa isleña.

Ayer, a primeras horas de la mañana, se llevó a cabo una nueva inspección ocular de la zona sin que se encontrara nada sospechoso. Así que se optó por levantar definitivamente las restricciones de la playa y permitir nuevamente la presencia de bañistas en esta zona de la primera pista.

El tramo de playa afectado -explicó ayer a este periódico Miguel Téllez, coordinador del servicio de Protección Civil- había sido examinado en profundidad sin que se hubiera detectado absolutamente nada, así que no había motivo alguno para mantener las medidas preventivas adoptadas. Eso sí, la zona fue objeto de una especial atención durante toda la jornada de ayer ante la posibilidad de que apareciera de nuevo algún objeto sospechoso.

El probable artefacto divisado por un bañista pudo ser simplemente una falsa alarma aunque también existe la posibilidad de que fuera arrastrado nuevamente mar adentro por las corrientes, especialmente fuertes en estos días. En todo caso, el aviso dado a primeras de la mañana del sábado obligó a activar el protocolo de actuación habitual.

El hallazgo de proyectiles o restos de artefactos suele ser común en la zona a causa del prolongado uso militar que la playa ha tenido durante décadas. Aunque este mismo verano se cumplen 25 años de su liberación y de su apertura a los ciudadanos, fue en 2005 cuando el Ministerio de Defensa completó definitivamente su desmilitarización, que coincidió con la apertura de un kilómetro más de playa y la remodelación del campo de tiro que el Ejército de Tierra tiene junto a la playa.

Desde entonces, este tipo de incidentes son menos frecuentes aunque no inusales. Cada año suelen registrarse varios casos porque la pérdida de arena o el movimiento de las mareas dejan al descubierto algunas de estas piezas utilizadas hace décadas en las prácticas de artillería. A menudo se trata de simples restos y carcasas, si bien también se han descubierto proyectiles dotados de carga explosiva que los artificieros de la Armada han tenido que neutralizar. Hasta la fecha, no obstante, estos hallazgos no han tenido consecuencias de ningún tipo ni han ocasionado daños

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios