Epidemiología

¿Es realmente el virus zika un problema sanitario a nivel global?

  • Antes de que la OMS convoque a su Comité de Emergencias este virus ya tiene presencia mediática, pese a provocar una enfermedad leve de bajo riesgo que no requiere tratamiento.

Comentarios 0

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha convocado para este lunes al Comité de Emergencias para tratar el virus zika, según anunciado su directora general, Margaret Chan. Ella misma ha manifestado que la organización está "profundamente preocupada" por su rápida expansión. También ha dicho que la propagación del zika es "extremadamente alta", tras observar en poco tiempo que se han reportado alertas en 23 países y territorios de las regiones endémicas. El año pasado, se detectó en Brasil, donde se está extendiendo "de forma explosiva", según las inquietantes palabras utilizadas por la portavoz de la OMS. Pese a ello, también quiso recordar que en los seres humanos, "el virus zika es una enfermedad leve de baja preocupación". Podría existir un riesgo asociado, que sí es importante, de incidir en el aumento de casos de microcefalia en bebés; aunque este riesgo aun no se ha demostrado con la evidencia científica necesaria.

Es lógico que se enciendan las luces de emergencia en las oficinas de la OMS teniendo en cuenta que, según las primeras estimaciones, podrían producirse entre 3 y 4 millones de casos de virus zika en América, incluidos 1,5 millones en Brasil. También puede considerarse excesivo que, sin haber reunido al organismo que valora las emergencias sanitarias, se utilicen términos como "profundamente preocupados", "propagación extremadamente alta" o "de forma explosiva".

El zika es un virus transmitido por mosquitos que se identificó por vez primera en Uganda, en 1947 en monos de la India a través de una red de monitoreo de la fiebre amarilla selvática. Posteriormente, en 1952, se identificó en el ser humano en Uganda y la República Unida de Tanzanía. Se han registrado brotes de enfermedad por este virus en África, las Américas, Asia y el Pacífico.

La enfermedad por el zika suele ser relativamente leve y no necesita tratamiento específico. Los pacientes deben estar en reposo, beber líquidos suficientes y tomar analgésicos comunes para el dolor. Si los síntomas empeoran deben consultar al médico.

El periodo de incubación (tiempo transcurrido entre la exposición y la aparición de los síntomas) de la enfermedad por el zika no está claro, pero probablemente sea de pocos días. Los síntomas son similares a los de otras infecciones por arbovirus, entre ellas el dengue. Consisten en fiebre, erupciones maculopapulares, conjuntivitis, mialgias, artralgias, malestar y cefaleas; suelen durar entre dos y siete días.

Durante los grandes brotes que se han producido en la Polinesia francesa en 2013 y en Brasil en 2015, las autoridades sanitarias nacionales notificaron potenciales complicaciones neurológicas y autoinmunes de la enfermedad por el zika. Recientemente, en el Brasil, las autoridades sanitarias locales han observado un aumento de las infecciones por este virus en la población general, así como un aumento de los recién nacidos con microcefalia en el nordeste del país.

Según datos oficiales, en 2015 se han registrado 3.530 bebés con microcefalia, cuando la media de casos en 2014 fue algo menor de 150. Sin embargo, de manera oficial, sólo se han confirmado por el momento, seis casos de microcefalia y cinco muertes de bebés directamente causadas por el parásito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios