COLEGIO OFICIAL DE DENTISTAS DE CÁDIZ

“La lucha contra el intrusismo seguirá estando en nuestra agenda”

  • El futuro de la profesión odontológica, dirigida más a pacientes que a clientes, compensará a aquellos profesionales con ética y formación

Ángel Carrero Vázquez. Presidente del Colegio Oficial de Dentistas de Cádiz Ángel Carrero Vázquez. Presidente del Colegio Oficial de Dentistas de Cádiz

Ángel Carrero Vázquez. Presidente del Colegio Oficial de Dentistas de Cádiz

Ángel Carrero nace en Jerez de la Frontera hace 52 años. Es licenciado en Medicina y Cirugía, licenciado en Odontología, presidente del Colegio Oficial de Dentistas de Cádiz, vocal de la Comisión Permanente del Consejo Andaluz de Dentistas, Medalla al Mérito Colegial del Colegio Oficial de Dentistas de Málaga y con ejercicio privado como dentista desde hace 22 años.

-¿Cuáles han sido los motivos que le han llevado a la presidencia del Colegio de dentistas y formar una nueva Junta de Gobierno?

-Desde mis comienzos hasta el momento actual, esta profesión ha cambiado significativamente, sobre todo en estos últimos años. El sector dental necesita una urgente mejora en su regularización, en la que prime la salud del paciente por encima de otros aspectos, pues hay que reconocer que, al margen de los avances científicos y técnicos que tanto benefician a nuestros pacientes, no ha sido así en otros aspectos éticos y comerciales.Venimos a servir a una profesión a la que amamos por encima de todo y de la que nos sentimos muy orgullosos y honrados de pertenecer, a la que defenderemos día a día porque somos conscientes del reto y de la responsabilidad que tenemos contraída con la sociedad todos y cada uno de los dentistas gaditanos.

-¿Cómo describiría el panorama actual de la profesión?

-Son tiempos difíciles en todos los sentidos y, como es natural, también la Odontología sufre las consecuencias de una crisis económica y de valores que va haciendo mella en todos los sectores de la sociedad.Indudablemente, hay que regular el número de profesionales que se forman anualmente y ajustarlo a la demanda real de servicios, pues si bien la OMS aconseja una proporción de un dentista por cada 3.200-3.500 habitantes, en España hoy en día estamos en una ratio de 1/1280 que, teniendo en cuenta el porcentaje de asistencia al dentista se convierte en 1/640. Como es natural esto origina paro odontológico, subcontrataciones, emigración de profesionales, riesgo de sobretratamientos, etc.Afortunadamente existen muchos y muy buenos profesionales constantemente preocupados por su formación y por ofrecer a sus pacientes una mejor calidad en los servicios odontológicos que prestan. Creo que el futuro de esta profesión compensará a aquellos profesionales con ética y formación.

-¿Cómo se afronta esta situación desde los Colegios Profesionales?

-Los Colegios Profesionales son entidades de Derecho Público a las que la ley les atribuye la ordenación y el control del ejercicio profesional, siendo creados por los poderes públicos para llevar a cabo un control independiente e imparcial de la actividad profesional, que permita a la ciudadanía ejercer sus derechos con plenas garantías.Los responsables colegiales no podemos perder ninguna oportunidad de reivindicar en cada momento que nos sea propicio, soluciones para mejorar la situación actual, porque mucho nos preocupa esa proliferación de macroclínicas, concebidas en cadena, a la que el paciente acude atraído por el impacto publicitario de unas siglas comerciales y donde en la mayoría de los casos no saben ni siquiera quién les atiende ni a quién dirigirse en caso de una posible reclamación, así como la publicidad engañosa, el intrusismo profesional y la Ley de Sociedades Profesionales.Considero que la Odontología debe ir dirigida a pacientes y no a clientes, debe ser una Odontología clínica por encima de criterios económicos y comerciales. Constantemente abogamos por la necesidad de que la Ley de Sociedades Profesionales sea modificada impidiendo que la Odontología esté en manos ajenas a profesionales del sector dental.

-¿Qué opina sobre la publicidad sanitaria?

-Es fundamental que se regule la publicidad sanitaria adecuadamente, no se trata de estimular el consumo de los servicios sanitarios bucodentales sino de promover la práctica de una buena salud oral y de calidad entre la población. Debe haber, por tanto, una regulación más precisa que evite que los ciudadanos reciban una información inapropiada que puede crearles falsas expectativas. La publicidad debe ser regulada a nivel nacional, tal y como viene exigiendo reiteradamente nuestra Organización Colegial.

-Y sobre el intrusismo en la profesión, ¿qué piensa?

-La ley deja muy claro que solo los dentistas pueden trabajar de forma autónoma en la boca de los pacientes. A este respecto quisiera recordar que la Ley 10/1986 de 17 de marzo, el Real Decreto 1594/1994, de 15 de Julio, que la desarrolla, y una extensa jurisprudencia así lo ratifica, incluida entre otras la sentencia del Tribunal Supremo 7867/2012, de 27 de noviembre. Resumiendo, la labor de los higienistas se debe desarrollar bajo la supervisión directa de un dentista, siempre en el ámbito de sus competencias, y en el caso de los protésicos, su ámbito de actuación debe limitarse al laboratorio dental y bajo la prescripción e indicaciones del dentista. No existe ni una sola sentencia absolutoria para alguien que, no siendo dentista, se haya probado que realizó trabajos clínicos en la boca de algún paciente (ajenos a los de su competencia en caso de higienistas).La lucha constante contra el intrusismo seguirá ocupando un lugar muy preferente en nuestra agenda de trabajo, intrusismo que, de forma tan manifiesta, pone en peligro la salud bucodental y general de la población. Afortunadamente, son los Jueces y Magistrados los que ponen a cada cual en su sitio cuando llega el momento, aunque lamentablemente a veces es demasiado tarde.

-Según describe las circunstancias actuales de la profesión, no parece el momento más ideal para presidir un Colegio, ¿no?

-Soy consciente del reto y la responsabilidad que tenemos contraída con la sociedad todos y cada uno de los dentistas españoles, porque somos profesionales de la salud y nos debemos a una sociedad a la que tenemos la obligación moral de informar y defender. La sociedad es sabia; no siempre premia las virtudes, pero casi siempre castiga el egoísmo.

-Con respecto a los tantísimos titulares que se ha publicado en referencia a las estafas en el sector, ¿de qué manera se ha procedido desde el Colegio de Dentistas de Cádiz?

-Actualmente estamos viviendo los miles de pacientes que han quedado desamparados y algunos presuntamente estafados, por una determinada firma comercial y han sido los Colegios de Dentistas los que han contribuido a paliar la situación con el esfuerzo altruista y la profesionalidad de los colegiados que han atendido nuestra demanda, realizando informes de todos los afectados que nos lo han solicitado (no peritaciones) para intentar frenar el cobro por parte de las financieras de las cantidades que quedaran pendientes. Para nosotros todos los modelos existentes dentro del ejercicio profesional son respetables, siempre y cuando en ellos se procure una Odontología ética y de calidad dentro de la más estricta legalidad.

-En los últimos tiempos se habla mucho sobre el cáncer oral, ¿se plantean continuar con las campañas de prevención?

-Por supuesto, y quisiera reseñar la importancia que tiene la detección precoz del cáncer oral para la posterior recuperación del paciente, ya que si se detecta a tiempo, la tasa de supervivencia es muy elevada, pero cuando la enfermedad está avanzada, el tratamiento es complicado.

-Para concluir, ¿qué consejos enviaría a nuestros lectores para mantener una buena salud oral?

-Es necesario mejorar y potenciar los programas de atención dental de la población infantil y juvenil. Insistir en la enorme importancia que tiene la dentición temporal para una futura salud dental en dientes permanentes. En este sentido, la correcta utilización de pasta dentífrica fluorada al menos dos veces al día, una dieta sana, equilibrada, sin abusar de los azucares, el uso de selladores de fisuras en la población infantil con riesgo de sufrir caries y las revisiones periódicas al dentista tanto en niños como en adultos.