Gastronomía José Carlos Capel: “Lo que nos une a los españoles es la tortilla de patatas y El Corte Inglés”

SALUD

Ya soy mamá: ¡Dame jamón!

  • El jamón serrano es uno de los productos que se desaconsejan en las dietas de las mujeres embarazadas y, por tanto, uno de los alimentos que más echan en falta quienes esperan un hijo

  • El Hospital Universitario de Puerto Real está obsequiando a las parturientas con un bocadillo de jamón tras dar a luz, dentro del programa de humanización del centro

Una de las primeras parturientas en recibir su desayuno con jamón

Una de las primeras parturientas en recibir su desayuno con jamón / (Puerto Real)

Un estudio (nada profesional ni científico) realizado entre las mamás de mi entorno lo confirma: el jamón serrano es uno de los productos que más echan de menos las mujeres embarazadas.

Diversos estudios (con mayor seriedad) desaconsejan a las mujeres gestantes,  desde el comienzo del embarazo hasta que dan a luz, tomar ningún tipo de embutido que no esté cocido, y tampoco jamón serrano, para evitar contraer toxoplasmosis, una infección que no provoca serios problemas en los adultos, pero sí en el bebé que se está desarrollando, al que puede causar daño cerebral y deficiencias de la vista.

Y aunque sobre esto también hay alguna que otra controversia y algunos estudios (tan serios como el de la Universidad de Zaragoza) aseguran que, en el caso del jamón, a los 14 meses de curación no se observan parásitos viables en el producto final, por lo que el riesgo de contagiarse de toxoplasmosis sería mínimo, el principio de precaución siempre prevalece. Por eso, tras nueve meses de ver pasar ante sus narices el producto patrio, estrella de la dieta mediterránea, comer jamón serrano es, tras ver la cara del retoño, lo más esperado.

Este deseo no se ha escapado al Hospital Universitario de Puerto Real, que ha comenzado esta semana a obsequiar con un bocadillo de jamón y una tarjeta de felicitación a las mujeres en su primer desayuno tras el nacimiento de su bebé.

Esta iniciativa se enmarca en el Plan de Humanización del hospital puertorrealeño, que busca fomentar el bienestar de sus pacientes, en este caso el de las mujeres que están en la Unidad de Maternidad. Como explica la jefa de Bloque del Área Materno-Infantil del centro, Teresa Reyes Malia, el jamón es un producto “de los que más echan en falta durante el embarazo muchas mujeres y, de hecho, se cuela en las maternidades como primera comida postparto de numerosas mamás”.

Ahora, ese contrabando en lonchas ya no es necesario porque la jefa de bloque y el supervisor de Cuidados del Área Materno-Infantil, un técnico superior de Alojamiento, personal sanitario y no sanitario de las unidades de hospitalización y servicios especiales se han implicado para hacer la estancia de estas mujeres más agradable.

Una mamá recibe el desayuno tras el parto Una mamá recibe el desayuno tras el parto

Una mamá recibe el desayuno tras el parto / C.P. (Puerto Real)

El procedimiento comienza cuando el profesional TCAE en los turnos de tarde y noche registra a todas las mujeres que han tenido parto y/o cesárea en el día y se les realiza una valoración según preferencias y costumbres, que se hace constar en un programa informático específico (‘Dietools’) en el apartado de ‘Observaciones’. Si han elegido bocadillo de jamón, a la mañana siguiente antes de proceder al reparto del desayuno, el profesional TCAE, junto al pinche de cocina, revisará las bandejas e incluirá este producto, junto a la tarjeta de felicitación; aquellas pacientes que hayan declinado esta invitación recibirán igualmente su felicitación.  

Tarjeta de felicitación que acompaña al desayuno Tarjeta de felicitación que acompaña al desayuno

Tarjeta de felicitación que acompaña al desayuno / DCA (Puerto Real)

La iniciativa se ha puesto en marcha el lunes 10 de abril y ya han sido muchas las madres beneficiarias. El Hospital continuará de este modo alegrando el primer desayuno de las futuras gestantes que así lo deseen. Con esta iniciativa también se abre un camino para iniciar un cambio en el refranero popular y cambiar eso de que “cuando seas padre comerás huevo” por la versión del hospital puertorrealeño: “Cuando seas madre, comerás jamón”

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios