Día de Difuntos

La provincia con más seguros de decesos de toda España

  • El 80% de los más de 9.000 fallecidos que se producen anualmente en Cádiz tenía contratado los gastos de su defunción

Familiares llevando ayer flores a sus seres queridos en el cementerio de Chiclana Familiares llevando ayer flores a sus seres queridos en el cementerio de Chiclana

Familiares llevando ayer flores a sus seres queridos en el cementerio de Chiclana / Sonia Ramos

Comentarios 2

Cada año, de forma estable, mueren en la provincia de Cádiz entre 9.000 y 10.000 personas, de las cuales un 78% de ellas (971.000) cuentan con un seguro de decesos, el porcentaje más alto de España (por ejemplo, en Soria, sólo hay un 19%).

Es un seguro para los familiares del finado y para las propias empresas funerarias, que tienen los cobros asegurados. “Es una tradición que pasa de padres a hijos y que aquí en la provincia, mucho más que en otras partes, se mantiene vigente porque aquí es mucho más potente la fortaleza de las redes familiares, como se ha demostrado durante la crisis económica, que en otras partes de España”, explica un responsable de uno de los 29 tanatorios que existen en la provincia y que garantizan un hueco para un velatorio que incluye multitud de nuevas propuestas para la despedida del ser querido. Hay que contar con que el 49% de los costes de un funeral se los lleva el servicio funerario; la otra mitad son impuestos, inhumación o incineración, certificados, ceremonia religiosa, flores, lápidas...

Para todo ello hace falta un personal cualificado. Según la memoria de Panasef, la asociación de empresas funerarias que cada año realiza la memoria de la situación de un sector del que proporciona 11.126 empleos, de los que el 73% son hombres, de cada fallecido se ocupan diez empleados. En Cádiz son más de 200 empleos directos, a lo que hay que añadir lo que esto supone para marmolistas, floristerías o joyeros, que no se incluyen en esta nómina. Y el sector no para de crecer.

Empleo

Mientras el resto de los sectores se contraían durante la crisis, el funerario incrementó su personal en unos 2.000 empleos. Según las fuentes consultadas, se va a seguir requiriendo personal, aunque, admiten, desde el anonimato, que no es un nicho de empleo a la que, en general, la gente le agrade acudir. “Pero es un trabajo muy necesario que realiza gente muy preparada y que sabe tratar y reconfortar a los familiares”. En ese sentido, dentro del apartado comercial, se ha producido en pocos años la llegada de la mujer al sector y, pese a que hay muy pocas que ocupen puestos de responsabilidad, son las que mejor saben sobrellevar ese primer impacto del familiar con el fallecimiento del ser querido.

Esto quiere decir que en la provincia de Cádiz el movimiento económico del sector funerario es sumamente estable. El año pasado facturó, siguiendo las extrapolaciones de su patronal, en torno a los 50 millones de euros entre lo que son propiamente los servicios funerarios y los enterramientos o incineraciones.

Hace treinta años en la provincia morían en torno a 6.000 personas al año, cosas de la demografía. Los velatorios se celebraban en casa. “Se velaba toda la noche, todas las familias. Las mujeres sentadas en las sillas y los hombres de pie y luego, por la mañana, se llevaba al muerto al cementerio, cruzando la calle”. Explicaba esto Mateo en este periódico, un ex vecino del conglomerado de infravivienda, demolido en 1995, de Los Chinchorros sobre una de las ocasiones en que se producía una comunión vecinal. Ocurría así en muchos barrios e la provincia y, sobre todo, en lo pueblos.

Infrestructura

Esto prácticamente ha desaparecido. La provincia cuenta con 29 establecimientos dedicados a los servicios funerarios, tanatorios. El crecimiento ha sido exponencial. En españa hay 2.429 tanatorios , donde existen 7.050 salas, lo que supone una ratio de que hay seis salas por fallecimiento y unas 6.000 salas vacías cada día. La inversión ha sido importante. Construir un tanatorio pequeño, de dos salas, tiene un coste aproximado de unos 300.000 euros. Un tanatorio grande, de unas ocho salas, supondrá una inversión superior a los dos millones de euros. En el año 2004 en España sólo había 600 tanatorios. En este plazo de tiempo es cuando ha cambiado en nuestro país los ritos de la muerte.

El otro gran cambio tiene que ver con lo que se hace con el cuerpo del difunto. Ahora en la provincia la cremación está por encima del 50% de las elecciones. Hace sólo tres años estaba en el 35%. Las empresas funerarias han invertido y ahora mismo la provincia tiene diez hornos crematorios de los 380 que hay en España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios