Durante la Motorada 2018 Un policía de El Puerto tramitó 247 multas estando fuera de servicio

  • El agente puso el año pasado un total de 269 sanciones en una sola mañana de motorada, la mayoría a turismos por una deficiente señalización

La zona en la que se pusieron las multas, la avenida de la Bajamar, durante la pasada motorada, con las señales incompletas. La zona en la que se pusieron las multas, la avenida de la Bajamar, durante la pasada motorada, con las señales incompletas.

La zona en la que se pusieron las multas, la avenida de la Bajamar, durante la pasada motorada, con las señales incompletas.

Comentarios 19

El 5 de mayo de 2018 era sábado de motorada, una jornada en la que por la mañana El Puerto suele estar bastante tranquilo en la zona de la avenida de la Bajamar, al menos hasta bien entrado el mediodía. A pesar de ello el pasado año un solo agente de la Policía Local de esa localidad interpuso él solito la friolera de 269 multas estando destinado en el punto de control ubicado en la avenida de la Bajamar con la calle Maestro Domingo Veneroni. Hasta ahí, se podría pensar que a pesar del inaudito número de sanciones podría ser incluso justificable en una motorada, donde las infracciones de tráfico están a la orden del día. Lo que ya no es tan normal es que de las 269 multas impuestas esa mañana por el mismo agente, 247 se tramitaron con posterioridad a su turno, incluso durante la jornada siguiente estando fuera de servicio y hasta una semana más tarde, el 12 de mayo.

Durante toda la tarde del día 5 -habiendo salido el policía de su turno a las 15:00 horas- cursó las denuncias a los vehículos cuyas matrículas previamente había ido anotando en una gruesa libreta, saltándose así el procedimiento habitual de tramitar las denuncias in situ con la pda y notificarlas. Durante toda la jornada del domingo 6 de mayo, con el agente fuera de servicio, y toda la mañana del 12 de mayo el policía siguió grabando esas denuncias, que quedaron registradas en el servidor del Servicio Provincial de Recaudación.

La mayoría de los vehículos multados fueron turismos, algunos de ellos de residentes y negocios de la zona, otros que estaban correctamente estacionados y algunos que se dirigían al parking ubicado en la avenida. Algunos ciudadanos multados han presentado alegaciones asegurando no haber pasado por esa zona el día en cuestión.

Según un informe policial de julio del pasado año, la señalización objeto de la mayoría de estas sanciones era incorrecta, al ser contradictoria con otra de acceso al parking ubicado en la Bajamar y a los vados de la zona. De hecho, para la motorada de este año se ha tenido que corregir esta circunstancia. Incluso se llega a decir que “según el informe del mando responsable del diseño del dispositivo, al apreciarse esa cuestión procede archivar todas las denuncias puestas por ese motivo”.

En este correo electrónico se indica que muchas de las sanciones impuestas se deberían archivar. En este correo electrónico se indica que muchas de las sanciones impuestas se deberían archivar.

En este correo electrónico se indica que muchas de las sanciones impuestas se deberían archivar.

Este asunto lleva levantando polvo muchos meses en El Puerto, primero por el interés del propio concejal de la Policía Local, el socialista Ángel M.González, por aclarar el asunto -una vez que le empezaron a llegar quejas de ciudadanos sancionados- y después de la mano de otras formaciones como Levantemos El Puerto, que el pasado mes de marzo llevó a pleno una propuesta para que se investigaran estos hechos.

El agente sancionador pertenece a un sindicato minoritario de la Policía Local que le tiene la guerra declarada al concejal, entre otras cuestiones por haber desmontado la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) que se creó siendo Silvia Gómez edil de la Policía Local en tiempos de Independientes Portuenses, y que estaba a las órdenes de su marido, Juan Carreto. El funcionamiento de este reducido grupo había levantado suspicacias entre el resto de agentes, por su funcionamiento al margen de los horarios y normas de la Jefatura, por lo que el actual concejal lo disolvió.

Tras haber pedido reiteradamente desde el pasado mes de julio la apertura de un expediente informativo reservado en torno a la imposición de tan elevado número de denuncias por un solo policía, las solicitudes del concejal cayeron en saco roto. En septiembre se elaboró por parte de un subinspector un breve resumen de las sanciones de esas fechas, cifrando en 256 las impuestas por este policía, pero sin dar más detalles, aunque el expediente informativo se abrió ante la insistencia del concejal y del área municipal de Personal, quedando cerrado justo antes del pleno del pasado mes de marzo, en el que se abordó este asunto. El expediente, sin embargo, solo contaba con el testimonio del agente que puso las multas -quien alegó acoso por parte del concejal- sin recoger ni los testimonios de sus compañeros de turno ni superiores, motivo por el que el expediente fue devuelto.

Uno de los testimonios de los agentes que recoge que el policía no puso las multas el día de la supuesta infracción. Uno de los testimonios de los agentes que recoge que el policía no puso las multas el día de la supuesta infracción.

Uno de los testimonios de los agentes que recoge que el policía no puso las multas el día de la supuesta infracción.

Ante esta situación, el propio concejal solicitó a los agentes que habían estado ese día en el mismo turno que presentaran un parte de los hechos, testimonios que han quedado recogidos en el registro Eurocop. Los agentes coinciden en que el policía estuvo fuera de su puesto asignado durante casi todo el turno, relatando varios de ellos que le vieron libreta en mano anotando numerosas matrículas para posteriormente multar a los propietarios “en su tiempo libre”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios