sorteos ilegales | cádiz acumula más del 60% de las denuncias en andalucía

Los amos del juego

  • La lotería ilegal mueve millones de euros en la provincia cada año

  • Hasta siete tipos de boletos son utilizados por estas organizaciones

Algunos de los miles de boletos incautados la pasada semana a la OID en una operación llevada a cabo por la Policía Autonómica. Algunos de los miles de boletos incautados la pasada semana a la OID en una operación llevada a cabo por la Policía Autonómica.

Algunos de los miles de boletos incautados la pasada semana a la OID en una operación llevada a cabo por la Policía Autonómica. / julio gonzález

Pepi lleva toda la vida vendiendo numeritos. Se mueve con soltura por las calles del centro histórico de Cádiz. De un amplio monedero, que aprieta contra el pecho con su mano derecha, saca unos papelitos blancos de forma rectangular, apenas manchados por las cuatro cifras del número que se juega, la fecha del sorteo y, en el centro, unos dibujitos con el símbolo del dólar. Conoce a todos sus clientes, es casi un negocio familiar. "Algunos llevan un número fijo desde hace décadas, los hay que pasan de padres a hijos. A estos ni siquiera les tengo que dar el papelito", reconoce con pocas ganas de dar muchas más explicaciones. Pepi sabe que si sale el 4428 le toca a Paco, por poner un ejemplo, que una vez a la semana le paga lo acordado. Si en el sorteo sale su número, a los diez minutos todo el barrio sabe que Pepi lo ha dado y a quién. Es un negocio tan ilegal como tradicional en la provincia de Cádiz, donde la lotería ilegal mueve anualmente millones de euros. "La cosa está muy malita, algo tiene que hacer una para ganarse un dinerillo, y tampoco hacemos daño a nadie", afirma torciendo el gesto.

Pero el asunto es más serio de lo que parece. Miren ustedes, un dato significativo. Durante el pasado año, la Junta de Andalucía inició en la provincia 203 expedientes por juego ilegal. En Sevilla fueron sólo seis, cuatro en Jaén, siete en Granada, diez en Huelva, 24 en Córdoba, 36 en Almería y 85 en Málaga. Es decir, Cádiz, con más del 60% de los expedientes por juego ilegal en la región, es líder aventajada en esta estadística gracias a que los agentes de la Policía Autonómica reconocen que hasta siete loterías ilegales conviven en sus diferentes comarcas. En Cádiz capital, y otras poblaciones de la Bahía, reina la denominada La Blanca, de la que hemos hablado antes y que tiene un largo historial que se remonta a finales de la décaca de los 70; en Sanlúcar y La Janda, se juega a La Paloma; en pueblos más pequeños a La Tira; en el Campo de Gibraltar, a la lotería conocida como ORDA; en Conil, a la MAE; en la Sierra, a El Numerito, que ha puesto en marcha una familia de Jerez, y, por encima de todas ellas en volumen de negocio y alcance, está la OID, que lleva años luchando contra lo que considera un monopolio del Estado y la ONCE pero que ha sufrido un nuevo revés después de que tanto la Audiencia Nacional como la Unión Europea hayan dado por bueno este monopolio y declarado, por tanto, ilegal la venta de sus cupones.

24.000Euros. Pueden ganar a la semana los organizadores de loterías como La Blanca o La Paloma

De entre todas estas loterías ilegales, la Organización Impulsora de Discapacitados (OID) destaca como una estructura piramidal, mientras que el resto están más atomizadas y repartidas en pequeños clanes, que funcionan de manera asociada pero a la vez independiente. Mientras que la OID defiende que no es una organización ilegal sino "alegal", la Policía destaca que no da de alta a sus vendedores, y por lo tanto no cotizan. Desde el Grupo de Juegos y Espectáculos de la Policía Autonómica en la provincia nos relatan algunas de sus prácticas. "Los vendedores tienen contratos de colaboradores, algo que les exime del contrato de trabajo". Según los agentes, la mayoría viven casi en exclusión social, aunque también los hay "con minusvalías, que en gran medida cobran una prestación social, por lo que están cometiendo un doble fraude al vender estos boletos". En algunos casos, los organizadores les exigen pagar por adelantado los cupones que se les entrega, de los que obtienen un beneficio de 20 céntimos por cada cupón vendido.

La Policía piensa que los organizadores de la OID ganan unos 66.000 euros a la semana. El entramado se dirige desde Talavera de la Reina (Toledo), donde se imprimen sus cupones, que son enviados a las diferentes delegaciones que tienen en todo el país a través de un conocido servicio de mensajería. "Los principales responsables de la OID tienen montado un holding formado por más de 25 empresas, un entramado tan complicado que ni siquiera nuestros compañeros de la UDEV de la Unidad Central han sido capaces hasta el momento de desmarañar". Los premios grandes no los paga el vendedor de turno, sino que el cliente cobra a través de un ingreso en su cuenta corriente. Esto supone un problema añadido, ya que, aunque la OID no tributa por este premio, el acertante sí que debe justificar ante Hacienda ese incremento patrimonial que, por otra parte, resulta ilegal al proceder de un sorteo que está prohibido y perseguido. Por ello, normalmente lo que hacen es declarar ese dinero como si de una donación privada se tratase.

Los cupones de la OID son muy similares a los de la ONCE, incluso en el precio, pero tienen una diferencia: salvo el primer premio a las cinco cifras, que la ONCE premia con 35.000 euros el cupón y la OID con 20.000, el resto de premios es más elevado en estos. Acertar las cuatro cifras lo pagan a 600 euros, por 200 de la ONCE; y 60 a las tres cifras, por 20 la ONCE.

Además, la OID cuenta con un gabinete jurídico muy fuerte, con abogados que a veces llegan hasta la sede de la Autonómica antes incluso de que hayan vuelto los agentes con los cupones incautados.

En lo que va de año, en la provincia se han decomisado alrededor de 450.000 boletos y se han abierto 139 expedientes sancionadores por venta de boletos. 64 corresponden a la OID, 23 a La Paloma, 19 a La Blanca, 13 a La Tira, 8 a ORDA, 7 a El Numerito y 5 a MAE.

En cuanto a La Blanca o La Paloma, las vendedoras suelen ser mujeres de avanzada edad. Estas loterías sólo juegan las cuatro últimas cifras de la ONCE y sus trabajadoras se dividen los números por unidades de millar. "En Cádiz hay tres o cuatro loteras que son las que parten el bacalao", dice la Policía. Los números tienen un precio de 50 céntimos o 1 euro y se realizan dos sorteos extraordinarios en julio y diciembre en los que el boleto cuesta cinco euros, aquí el premio alcanza los 18.000 euros, mientras que en los sorteos diarios es de 700. "La ganancia para el vendedor es la llamada propina, que es de 80 euros y llega a los 2.000 euros en los extraordinarios. El comprador ya sabe que recibirá el premio una vez descontada la propina".

En la capital gaditana, las zonas más activas de venta de lotería ilegal son la barriada de la Paz, la avenida del Perú, Trille, Segunda Aguada o barrios del centro como el Pópulo o La Viña. "Tenemos controladas a vendedoras que mueven muchos miles de euros. Una de ellas se gasta mucha pasta en operaciones de cirugía estética a pesar de que ya tiene unos años", cuentan agentes de la Autonómica que le han abierto expedientes en incontables ocasiones. "Por las mañanas les quitas los números, les pones una multa, y por la tarde las ves vendiendo otra vez. Dilatan las causas, se declaran insolventes, no tienen nada a su nombre... En resumen, es complicado apelando únicamente a la falta administrativa".

Aunque los vendedores no ganan grandes sumas de dinero, los capos de los diferentes clanes sí que tienen un altísimo nivel de vida, "como algunos provenientes del clan de Los Puas de Cádiz", dice la Policía. En Barbate, donde La Paloma es la lotería más activa, hay organizadores de loterías ilegales con unas ganancias de 24.000 euros a la semana. "Uno de ellos tiene cuatro días cotizados que datan de un contrato del año 92, y sin embargo, tiene una moto BMW, coches y otras propiedades, aunque nada está puesto a su nombre claro".

Las sanciones que se impone a los vendedores van de los 150 a los 600 euros, según sean reincidentes. Si cometen tres o más infracciones en un año se eleva la multa a 1.500 o 2.000 euros. En cuanto a las sanciones que se impone a los distribuidores llega a los 3.000 euros, que sube en caso de reincidencia. Por último, en cuanto a los organizadores, las multas van de los 10.000 a los 300.000 euros.

En la Sierra, entre Bornos y Arcos sobre todo, ha tomado auge la lotería conocida como El Numerito, montada por una familia de Jerez formada por tres hermanos, aunque la Policía les ha cortado las alas pronto. "Les hemos cogido tres buenas operaciones gordas en poco tiempo, con multas abultadas, y se han venido un poco abajo", dicen.

Y eso que los abogados de todas estas organizaciones "son expertos en alargar los plazos, tanto es así que a veces terminamos en lo contencioso, porque se saben todo tipo de triquiñuelas, no recogen ni las notificaciones". La OID llega a tal nivel que incluso ha patrocinado a equipos de fútbol, como el Rácing de Santander, y posee una emisora de radio y una página web propia. "Todo para lavar su imagen y darle apariencia legal a lo que no lo es", dicen desde la Policía Autonómica. "Ellos pelean contra lo que consideran un monopolio, pero de hecho tienen abierto un expediente en el que se les ha condenado a una multa de 25 millones de euros por fraude fiscal". Lo que ocurre es que también en este caso la causa se lleva por vía administrativa, no penal. Mientras que la justicia siga considerando faltas administrativas una práctica que en Cádiz pasa de generación en generación, la lucha contra los sorteos ilegales será una batalla sin fin.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios