Provincia

Empleo descarta que la planta esté en "quiebra total" y sin viabilidad

  • La autoridad laboral considera "curioso" que la producción en la factoría gaditana haya caído en mayo y junio · También cree "absurdo" que Visteon buscase compradores "si estamos ante una empresa fallida"

Comentarios 2

El rechazo del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) planteado por Visteon por parte de la Delegación de Empleo en Cádiz es "un acto de justicia". Así lo dijo en rueda de prensa el delegado provincial de Empleo, Juan Bouza. Pero, en el informe trasladado por la compañía para justificar la necesidad del ERE se dice mucho más. En la resolución de la Autoridad laboral, a la que ha tenido acceso este periódico, se da cuenta de las más importantes, todas en las que se ha basado para desestimar la intención de la compañía americana de cerrar Cádiz Electrónica y, curiosamente, las mismas razones que Visteon pretendía hacer buenas para conseguir su objetivo.

Lo más llamativo es que la autoridad laboral señala que en la documentación presentada por Visteon para justificar el ERE no existen causas productivas, como alegó, sino económicas. Pero, es que en este caso, el informe de Empleo señala, textualmente, que "por los datos aportados no se desprende que estemos ante una situación de quiebra total de la empresa sin perspectivas de viabilidad alguna". Pero además, se refiere al proceso de búsqueda de posibles compradores de la factoría de El Puerto iniciado por los promotores del ERE: "Es una situación absurda si estamos ante una empresa fallida sin posibilidad de recuperación".

La inexistencia de elementos para dar por buena la tesis de Visteon, según la Junta, es amplia. Señala en su resolución que la situación de quiebra total a la que se pretende acoger Cádiz Electrónica, "no se justifica, ya que más del 44% de la actividad productiva se mantiene; que las cifras de negocios se estabilizan a partir del año 2013 y la posibilidad de una recuperación económica a partir de 2015, y sin tener en cuenta que, según el informe, de hacerse una reestructuración parcial, la empresa podría mantenerse operativa en un futuro inmediato".

Esto hace referencia a otro de los asuntos clave: el producto estrella de la planta gaditana, llamado PCM y que, según los datos aportados por Visteon, suponen el 50% de la producción de la factoría de El Puerto. Sobre ello, Empleo llama la atención sobre un hecho que califica de "curioso". Así, indica que "la producción de Cádiz Electrónica, que se había mantenido con cierta regularidad descendente en años anteriores para el producto PCM, con aumento del resto de los productos que también fabrica y que generan el 44% de la actividad empresarial, haya tenido una brusca caída en mayo/junio de 2011, coincidente con el anuncio extraoficial de la presentación del ERE".

Para justificar la desestimación del ERE, ya en uno de los primeros puntos de la resolución, la autoridad laboral concluye que, del análisis de la documentación entregada por la empresa no ha quedado acreditada la existencia de causa productiva alegada, ni tampoco la razonabilidad de la medida propuesta, como es la extinción contractual de toda la plantilla.

Esta conclusión la basan en seis puntos. En el primero, el documento de la Junta explica que en el informe técnico presentado por Visteon, se dice que "al objeto de preservar la rentabilidad a corto plazo, la dirección de la planta ha planteado la ejecución de medidas de reestructuración, incluyendo reducciones significativas de manos de obra directa". Esta afirmación es, para Empleo, una evidencia de que la medida propuesta de extinción de la totalidad de la plantilla es "manifiestamente desproporcionada y por tanto no razonables, por cuanto resulta posible una medida menos traumática como es la extinción parcial propuesta por la propia dirección".

Otro argumento es el que se refiere precisamente al PCM. Sobre él, Visteon asegura que "se prevé un declive sostenido de la demanda en un 50%". Sin embargo, Empleo considera que las previsiones de la propia compañía son "las menos favorables" y "no tiene en cuenta las fuentes de ingresos adicionales para la empresa de las actividades de asesoramiento en producción desempeñadas para otras plantas de Visteon Corporación". Sobre ello, la Junta concluye que "la medida es totalmente desproporcionada, porque en realidad estaríamos en presencia de una caída de la demanda total de un 25% en el peor de los casos".

También se refiere el informe a la previsión de Visteon de esperar un declive de la cuota interna de mercado de Cádiz Electrónica dentro de la compañía, que va del 40% en 2010 al 26% en el año 2014. Sobre ello, la Junta señala que "este declive se producirá principalmente en 2011 y desde entonces se espera que la cuota interna de mercado media permanezca estable, conclusión incompatible con un ajuste de nivel de empleo a cero".

Un nuevo argumento es el que analiza las expectativas del plan de negocios de la planta gaditana. Sobre ello, Visteon asegura que "presenta un declive de sus beneficios durante el periodo 2007-2014 directamente asociado a la caída de ventas, particularmente durante el año 2009 y que, pese al plan de reestructuración proyectado en el plan de negocios, hace que la compañía se dirija a pérdidas hacia mediados de 2012".

Es aquí donde Empleo basa su principal crítica. Asegura que esa previsión de pérdidas, "si quedaran acreditadas, se encuadraría claramente en un supuesto de causas económicas, no de causas productivas, que implicaría por sí la desestimación de la solicitud de las extinciones en aplicación del principio de congruencia del Estatuto de los Trabajadores".

Por último, el informe de la autoridad laboral se centra en las opciones de reestructuración. Visteon indicó en su documentación que el propósito de dicha reestructuración "es mejorar la rentabilidad y competitividad de la planta a largo plazo". Para ello, la compañía planteaba como principales acciones "la reestructuración de la mano de obra fija, la reducción de costes no laborales basadas principalmente en proyecciones de actividad y de plantilla, así como reducciones potenciales de salarios". Este plan, según Empleo, "carecería de sentido si se piensa sencillamente cerrar la planta y despedir a toda la plantilla, lo que evidencia la existencia de alternativas al cierre total".

Y, dentro de este apartado, se incluye otro dato contundente: "Pese a la reducción de ventas del 72% prevista en el plan de negocios entre 2010 y 2014, la planta podría seguir operando de manera rentable bajo determinados supuestos, llegando a alcanzar resultados positivos en 2014".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios