Provincia

Detenida por robo y amenazas a un portuense incitado a drogarse

  • El denunciante afirma que perdió el control y la mujer aprovechó para comprar drogas

Inmediaciones de la estación de tren de El Puerto, donde se conocieron el denunciante y la detenida. Inmediaciones de la estación de tren de El Puerto, donde se conocieron el denunciante y la detenida.

Inmediaciones de la estación de tren de El Puerto, donde se conocieron el denunciante y la detenida. / andrés mora

La Policía detuvo en El Puerto a una mujer a la que un vecino de esa ciudad denunció por robo y amenazas tras una noche en la que ambos consumieron drogas. El hombre explicó que fue incitado a drogarse y que perdió el control, lo que fue aprovechado por la mujer para usar su tarjeta de crédito y también para subir sus datos a una página de contactos.

El relato de lo sucedido difundido por la Policía indica que el denunciante y la mujer se conocieron en las cercanías de la estación de tren de El Puerto el pasado día 1. Entablaron conversación y ella propuso ir a una vivienda ocupada en la calle Larga, donde ambos consumieron drogas. El hombre contó que la mujer aprovechó que él estaba bajo los efectos de las drogas para convencerlo de ir a un cajero y sacar dinero para comprar más sustancias estupefacientes.

Luego, ambos se dirigieron a una conocida barriada de El Puerto y adquirieron allí drogas (la nota policial no detalla si era cocaína o u otro tipo de sustancia). Fueron después al domicilio del denunciante, consumieron de nuevo y volvieron a comprar más. El hombre relató que perdió entonces el control, que estaba casi inconsciente.

Ella publicó entonces, con los datos de él, un anuncio en una página de contactos en el que ofrecía relaciones sexuales. Respondió a la oferta un vecino de Sanlúcar, con el que ella habló por teléfono. A continuación se fueron a esa población, allí adquirieron más droga y la mujer entró en un domicilio en el que permaneció unos cuarenta minutos. El hombre la esperaba en su automóvil.

El denunciante dijo que la mujer regresó nerviosa y le contó que había quedado con un hombre para mantener sexuales pero que el asunto había salido mal: le habían robado todo lo que tenía. Se fueron del lugar a toda prisa, camino de El Puerto.

Allí, con el dinero del hombre, la mujer compró más droga. Se dirigieron luego al domicilio del denunciante, consumieron otra vez y éste se quedó dormido en su cama a causa de tanta sustancia estupefaciente.

Despertó horas después, bastante aturdido, y se encontró con que la mujer estaba muy nerviosa. El hombre dijo que en ese momento, ella se abalanzó sobre él, le puso un cuchillo en el cuello y le exigió que le diese 2.000 euros para pagar una deuda que había contraído por un asunto de drogas.

El hombre trató de tranquilizar a la mujer y le ofreció acudir al cajero para sacar el dinero que necesitaba. Ella accedió pero le quitó la tarjeta.

Cuando ambos se encontraban en la puerta del domicilio, el denunciante aprovechó para darle un empujón a la mujer y cerrar rápidamente la puerta. Él quedó dentro de la vivienda y ella fuera. La mujer comenzó entonces a gritar y a proferir amenazas. Fue en ese momento cuando el hombre decidió telefonear a la Policía. Marcó el 091 y denunció lo que le estaba sucediendo.

Una dotación acudió al domicilio del denunciante y allí los agentes inspeccionaron la vivienda y comprobaron que estaba desordenada y revuelta. También que en varias estancias de la casa había restos de drogas y útiles para consumirlas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios