SANCIÓN POLÉMICA

¿No quieres multa? Pues toma dos y una denuncia por calumnias

  • La Policía de Conil lleva ante el juez al turista que dijo el pasado verano que dos agentes se inventaron una segunda infracción cuando él se quejó de otra

Lugar donde el turista detuvo su coche para descargar la compra. Lugar donde el turista detuvo su coche para descargar la compra.

Lugar donde el turista detuvo su coche para descargar la compra. / D.C.

Comentarios 6

Todo empezó el pasado agosto, cuando Roberto Gato, que suma quince años de veraneante en Conil, detuvo su automóvil ante la casa que ocupa la familia durante las vacaciones. Se paró allí para descargar la compra del súper. Y ahí, de esa manera tan simple, se torció todo. Tras esa actividad cotidiana vinieron tres sorpresas: una multa que él consideró injusta; después, otra multa que él vio algo más que injusta (a la hora señalada en el boletín estaba tomando un café, no conduciendo); y ahora, el remate: una denuncia por calumnias que ha presentado contra él la Policía Local de Conil.

El caso es que cuando le pusieron las dos multas, Roberto decidió relatar a este periódico lo que le había ocurrido. Y a la Policía Local de Conil le sentó tan mal que lo contase sin esperar a obtener una respuesta del Ayuntamiento, que han decidido llevarlo ante el juez. Hace unos días, Roberto recibió una citación: debe acudir a declarar por videoconferencia como investigado (reside en el País Vasco) en relación con una denuncia que tramita el Juzgado Mixto número 5 de Chiclana.

Lo que el turista multado contó a este periódico el pasado agosto fue lo que sigue. Cuando estaba descargando la compra, llegaron unos agentes de la Policía Local y le ordenaron que quitase el coche de allí. Él les dijo que en un momento, que sólo le faltaba un viaje; y ellos, que inmediatamente. En el parabrisas ya había un boletín con la multa: 100 euros por ocupar un carril de circulación.

Roberto se fue después a la Jefatura de la Policía Local a quejarse. Le parecía injusta la sanción. Y también que había recibido un trato desconsiderado. Cuando estaba allí, llegaron los agentes que le habían multado, le pidieron la documentación y le entregaron un papel. Poco después, en casa, cayó en la cuenta de que era una segunda multa. Otros 100 euros por no respetar una marca longitudinal. En el Camino de la Fontanilla, como la anterior. Lo que Roberto vio también, con asombro, fue la hora de la infracción que indicaba el boletín: las 16:10. A esa hora, él y su esposa estaban tomando café en un bar, en el Parque de la Atalaya. Hasta tiene el tique con la hora.

Roberto consideró entonces que esa segunda infracción se la habían inventado los agentes. Y así se lo contó a este periódico. Entre tanto, logró entrevistarse con el concejal de Tráfico y con el jefe de la Policía Local y también les relató a ellos lo que le había ocurrido. Ellos le dijeron que investigarían el asunto. La información que publicó después este periódico explicaba todo eso.

Hace unos días, Roberto recibió una citación para declarar como investigado. Nadie del Ayuntamiento de Conil se había puesto en contacto con él desde el verano. Se enteró así de que un asunto con dos multas había dado un paso más: ahora sumaba una denuncia por calumnias.

El jefe de la Policía Local de Conil, Manuel Vallejo, ha explicado a este periódico cómo ha llegado el caso al Juzgado. Dice que cuando él y el concejal se entrevistaron con el turista para oír su queja, este les dijo que estaba convencido de que los policías le habían denunciado falsamente y que iba a ir a los medios de comunicación, que iba a presentar una denuncia. Mire usted, le respondieron, primero vamos a enterarnos, vamos a ver lo que ha ocurrido; y, en todo caso, vamos a ser prudentes: si hay algún error, si algo está mal, si hay algún tipo de responsabilidad, los policías tendrán que responder porque son responsables de haber puesto la denuncia; y si fuera un error, usted se beneficia de ese error y no tiene que pagar multa ninguna porque ha sido un error.

“Pero cuál es la sorpresa”, continúa el jefe de la Policía, “cuando vemos que este señor, en lugar de hacer unas alegaciones, como hace todo el mundo, y se ganan y punto, no hay mayor problema, hace unas declaraciones en la prensa en las que dice que los policías se habían inventado la multa. No, mire usted: nosotros no nos hemos inventado la multa”.

Manuel Vallejo explica que tras hablar con el turista y recibir la queja, pidió informes los policías que le habían multado. La denuncia estaba correcta, afirma. “Este señor estaba mal estacionado y se le denunció en dos ocasiones. Pero había un error. Los hechos habían sucedido pero el agente de policía, a la hora de rellenar un boletín, se había equivocado y había puesto una hora diferente. Cuando el policía hace la denuncia, se hace una fotografía de la infracción en la que se ve perfectamente el vehículo de este señor estacionado y que luego, al marcharse, rebasa una línea continua. Una línea longitudinal continua. Esa es la segunda infracción”.

Vallejo añade que cuando leyó el informe de los policías y vio la fotografía de la infracción, se dijo: “Ahora resulta que quien se ha excedido es el señor Roberto”. Y que entonces lo que hizo, en nombre de la Policía Local, en nombre del Ayuntamiento de Conil, fue poner una denuncia por calumnias contra Roberto Gato. La semana pasada, el juez lo citó a declarar; ya le ha tomado declaración. Roberto Gato está citado a declarar para el próximo 25 de febrero.

“La verdadera intención que tenemos”, dice el jefe de la Policía Local, “es que este hombre se retracte. Que igual que dijo que era mentira, que se habían inventado la infracción, que pida disculpas. Porque no se lo habían inventado los policías. Hubo una equivocación”. ¿Y le comunicaron a Roberto que hubo un error con la hora? “No. Hombre, si nosotros nos preocupamos en atender a este señor y le decimos que vamos a ver qué dicen los policías y él directamente coge y va al periódico, pues mire usted, ya se acabó, no tengo más que hablar”.

Roberto Gato sostiene que no hubo segunda infracción porque los policías le ordenaron que retirase el coche y él lo hizo. El boletín que le entregaron dice: “Hecho denunciado: No respetar una marca longitudinal continua, sin causa justificada”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios