El sida y sus enseñanzas tras 40 años

Los países menos desarrollados de África, Asia y Latinoamérica son los auténticos reservorios del virus. Un espejo en el que se puede mirar el Covid

EL síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) cumple 40 años. En estas cuatro décadas, el balance de víctimas mortales en el mundo asciende a unos 40 millones, uno por cada año desde que se diagnosticara la enfermedad, aunque en la actualidad el promedio anual de estos desenlaces ha descendido un 20% gracias al avance en los tratamientos farmacológicos. En España, los fallecidos alcanzan los 60.000. En Andalucía, el Instituto de Estadística y Cartografía reflejaba 11 muertes en el primer trimestre de este año. Nada que ver con las casi 400 que se anotaban en todo 2005. Desde entonces, los estudios verifican en la comunidad un descenso constante y pronunciado de las consecuencias más graves de este virus de inmunodeficiencia humana (VIH). A diferencia del Covid, para contrarrestarlo aún no se ha encontrado una vacuna. El sida fue la pandemia del siglo XX. Inmersos en las urgencias de la lucha contra el coronavirus, da la impresión de que se tratara ya de una dolencia superada. Los casi 1,5 millones de contagios anuales demuestran lo contrario. Sobre todo, en los países menos desarrollados de África, Asia y Latinoamérica, auténticos reservorios del virus. Sus poblaciones no cuentan con facilidad con los costosos antirretrovirales que contienen la evolución de la enfermedad, a diferencia de Occidente. Un espejo en el que hoy se puede mirar también el Covid. El ejemplo, la última cepa de origen sudafricano, que ha provocado la fulminante reacción de la Unión Europea con el cierre de su espacio aéreo a los vuelos de ese país para evitar la propagación. Una medida efectista y de dudoso resultado, como se ha comprobado en esta última pandemia. El sida existe y se ha cronificado. Sólo la mayoría de los portadores con un diagnóstico a tiempo llevan una vida normal sin arrastrar el estigma social del pasado. Cuarenta años después, hay lecciones que no se aprueban.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios