Una oportunidad perdida

Sánchez ha pensado más en los intereses del Partido Socialista en Cataluñaque en buscar a alguien con un perfil adecuado para combatir la pandemia

Como era público y notorio desde hace unos días, la hasta ahora ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, es la encargada de sustituir a Salvador Illa -que será el candidato de los socialistas en las elecciones catalanas- al frente del Ministerio de Sanidad. Por su parte, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, se encarga de relevar a Darias en su Ministerio. En resumen, se puede decir que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha perdido una oportunidad de oro para poner a una persona de alta cualificación en salud pública al frente de un departamento, el de Sanidad, que antes de la pandemia era anecdótico -la mayoría de las competencias en la materia están en manos autonómicas-, pero que ahora es de primerísima importancia. El paso de Illa por el ministerio que ahora abandona, como dijimos ayer, ha dejado mucho que desear. Es evidente el fracaso en la gestión de una pandemia que parece no dar tregua; fracaso que, en honor a la verdad, comparte con el conjunto de las comunidades autónomas. Illa ha sido un ministro con buena imagen, pero poco más. Por eso, éste era el momento de poner al frente de Sanidad a alguien que pudiese encarar con garantías de éxito la pandemia del coronavirus, más en unos momentos en que ha alcanzado máximos históricos. No dudamos de las capacidades de la ministra Carolina Darias, pero su currículum no es el más apropiado para el cargo, como tampoco lo era el de Illa. En general, parece claro que Sánchez ha pensado más en los intereses del Partido Socialista en Cataluña que en buscar a alguien con el perfil adecuado para combatir la pandemia. Lo importante, según su criterio, era buscar un sitio en el Gobierno de la nación a Miquel Iceta para resarcirlo del varapalo que suponía para éste su defenestración en Cataluña. Al presidente del Gobierno no parece haberle importado demasiado que estuviésemos en uno de los momentos más complicados de la pandemia, con picos altísimos y problemas importantes en la campaña de vacunación. Sánchez ha hecho sus cálculos electorales y poco le ha importado el resto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios