La negociación con ERC y Andalucía

Los que quebrantaron la ley no pueden conseguir ahora ventajas en la financiación de sus territorios, y menosa costa de Andalucía

Cada vez es más evidente la decisión de los socialistas de llegar a un acuerdo con ERC que permita la investidura como presidente del Gobierno de Pedro Sánchez. En ese caso, no habría nada nuevo bajo el sol. El secretario general del PSOE ya contó con el apoyo de los independentistas catalanes para la moción de censura que apeó de la Presidencia del Gobierno al popular Mariano Rajoy, una operación completamente legítima pero que obligó a Sánchez a solicitar ayuda a elementos (no sólo ERC) que pretenden la desestabilización del Estado, cuando no su desaparición. Ahora, además, el PSOE tiene que negociar con una ERC cuyos principales líderes están encarcelados por delitos sumamente graves, como la sedición y la malversación, y que sigue gesticulando con virulencia en contra de principios fundamentales de nuestra convivencia, como son la soberanía nacional y la Constitución del 78.

Pedro Sánchez tiene legitimidad para solicitar el apoyo de un partido legal que representa a una parte de la sociedad catalana, pero también debe ser consciente de que esa negociación sólo puede triunfar sacrificando intereses mucho más altos que su permanencia en la Moncloa. En los últimos tiempos hemos visto como el presidente en funciones ha pasado de proponer medidas de firmeza y dureza contra los independentistas catalanes a mostrar un rostro mucho más amable y comprensible hacia el procés. Es decir, que Sánchez está usando una cuestión tan sumamente grave como la intentona separatista para sus intereses políticos, algo completamente rechazable.

Por su parte, desde ERC ya se ha dejado caer que una de las cosas que estarán sobre el tapete de la negociación es la mejora de financiación para Cataluña. Y lo hace en un momento en que hay un debate abierto sobre la financiación de las comunidades autónomas. En definitiva, lo que pretenden los independentistas es conseguir ventajas para Cataluña sin tener en cuenta la opinión del resto de las regiones y aprovechando la situación de debilidad y ambiciones de Pedro Sánchez. ¿Cómo afectará esto a Andalucía? Todavía está por ver, pero habrá que estar muy pendientes para que aquellos que quebrantaron la ley y han fracturado la sociedad catalana no aprovechen ahora para sacar rédito de sus acciones, y menos a costa de los intereses de nuestra comunidad autónoma.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios