Última hora Confirmado un segundo concierto de Alejandro Sanz en Cádiz

Faffe: el naufragio de una comisión

El ya evidente fracaso de la comisión de la Faffe está degradando la imagen del Parlamento de Andalucía

La sesión de ayer de la comisión parlamentaria para investigar el presunto uso irregular de fondos públicos por parte de los responsables de la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe) dejó claro, una vez más, el completo fracaso que está suponiendo esta iniciativa. Por ahora, de los 16 llamados a declarar sólo tres han atendido a las preguntas de los diputados autonómicos andaluces, viviéndose en algunos casos escenas de alta tensión que poco o nada favorecen la imagen de una institución clave en nuestra autonomía como es su cámara de representantes. Este fracaso es más llamativo si se tiene en cuenta que lo que se supone que se está investigando es el uso indebido de fondos que deberían haberse dedicado a la formación de los parados en una de las comunidades con mayor índice de desempleo de Europa, algunas veces en lugares tan vergonzantes como un prostíbulo.

La legislación contempla la creación de este tipo de comisiones, cuyo principal objetivo es depurar las responsabilidades políticas (nunca judiciales, evidentemente) de los diferentes escándalos vinculados a la gestión de los recursos públicos. Sin embargo, cada vez queda más en evidencia (en el Parlamento nacional pasa igual) lo absurdo de mantener una investigación parlamentaria de este tipo cuando la Justicia ya tiene un proceso abierto. De hecho, los cuatro convocados ayer a declarar no lo hicieron alegando que sus palabras en el Parlamento podrían perjudicarles ante los tribunales. En este sentido, sería necesario abrir una seria reflexión sobre si las comisiones tienen alguna utilidad más allá de alimentar la lucha política entre los partidos.

¿Quién es el responsable del fracaso de la comisión de la Faffe? Especialmente, PP, Ciudadanos y PSOE. Los dos primeros porque, como quedó claro en la pasada campaña de las Generales, han usado el calendario de declaraciones con fines burdamente partidistas y electoralistas. Por su parte, los socialistas porque han diseñado una clara estrategia de partido para que sus miembros boicoteen a dicha comisión, lo que supone una auténtica falta de respeto al Parlamento.

El ya evidente fracaso de la comisión de la Faffe está degradando la imagen del Parlamento de Andalucía, con los problemas de desafección hacia las instituciones que eso conlleva. Es hora ya de que los parlamentarios se centren en los muchísimos problemas actuales de Andalucía y dejen las investigaciones sobre la Faffe a la Justicia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios