DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Energías limpias: Andalucía debe ir a más

Andalucía es un lugar idóneo para la generación de energías limpias. No aprovechar este potencial sería una irresponsabilidad

Aestas alturas, insistir en la importancia de las llamadas energías limpias, aquellas que no requieren para su obtención de la quema de combustibles fósiles, resulta ocioso. Gran parte de las medidas para mitigar el calentamiento global pasan por fomentar estas energías que surgen de fuentes tan dispares como las mareas del mar, los saltos hidráulicos, el viento, la biomasa producida por los sobrantes de la agricultura, el sol... En general, nos referimos a fuentes que abundan en Andalucía, lo que supone toda una oportunidad para su desarrollo. Desde hace ya décadas, en nuestra comunidad se ha realizado un importante esfuerzo en la generación de energías limpias, con empresas muy potentes y solventes a nivel mundial. De hecho, según la publicación Datos Energéticos de Andalucía 2018, que acaba de publicar la Agencia Andaluza de la Energía, entidad adscrita a la Consejería de Hacienda, Industria y Energía, el 34% de toda la electricidad generada en la comunidad es de fuente limpia, lo que equivale al 35,2% de la demanda de la región. En principio estamos ante un buen dato. Sin embargo, no lo es tanto si tenemos en cuenta que es un 9,5% inferior al de 2017, algo achacable a distintos motivos, como la menor disponibilidad de recursos por factores climatológicos o la reducción de la potencia instalada de biomasa, producida por paradas de mantenimiento en las centrales. En general, todo indica que, en términos de consumo final (el consumo de energía eléctrica y térmica en la industria, transporte, agricultura, pesca, hogares y sector servicios), se ha producido un aumento del consumo de productos petrolíferos y energía eléctrica, debido, fundamentalmente, al mayor incremento de demanda de energía del sector transporte y los hogares.

La comunidad andaluza, como decíamos, es un lugar idóneo para la generación de estas energías limpias, por donde pasa el futuro de la actividad económica. No aprovechar esta ventaja sería no sólo un suicidio como sociedad, sino una completa irresponsabilidad. Los datos, sin ser del todo negativos, son muy mejorables. La Junta de Andalucía debe hacer un esfuerzo para, junto al sector privado, aumentar la generación de unas energías que son renovables y, por lo tanto, inextinguibles si se saben gestionar bien. En este sentido, estamos ante toda una oportunidad económica y tecnológica para la región.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios