En este país, en esta comunidad, en esta Bahía, es posible que un grupo de ladrones entre tranquilamente en un monumento declarado Bien de Interés Cultural, levante un suelo centenario y pisado por pies heroicos en la historia, lo empaquete y lo disponga para su traslado hacia un destino suponemos que más rentable para el ladrón. Es posible porque el Sitio Histórico del Puente Zuazo, escenariode una resistencia que hizo posible la celebración de las Cortes en Cádiz y la elaboración de la primera Constitución de nuestra historia, que posibilitó un cambio fundamental en nuestra Historia, no tiene vigilancia. Ni la tiene física ni la tiene espiritual, porque sólo unos cuantos esforzados se preocupan de su significado, porque las autoridades sólo estuvieron para cortar la cinta, hacerse la foto y desaparecer, y porque al pueblo que heredó todo eso le importa en realidad muy poco, casi nada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios