Muere Jesús Quintero Cuando una chirigota del Carnaval de Cádiz se disfrazó del Loco de la Colina

Punto de vista

José Ramón del Río

jdel35@hotmail.com

En tiempos de crisis

No ha estado muy fino el Gobierno de España en sus relaciones diplomáticas con Marruecos

El tema catalán, donde nos jugamos algo tan importante como es la integridad territorial de España, ha perdido de momento actualidad como consecuencia de la invasión de Ceuta por más de 8.000 marroquíes, niños y jóvenes, que han accedido mayoritariamente a nado. No cabe duda que el origen de esta invasión es una represalia del Gobierno de Marruecos por haber acogido y hospitalizado en Logroño al presidente de la República Árabe Saharaui Democrática, enfermo del Covid-19, con una identidad falsa y sin haber dado aviso a Rabat. Esto unido al reconocimiento por Trump de la soberanía marroquí sobre el Sahara occidental. No estuvo aquí muy fina ni cuidadosa nuestra diplomacia porque las relaciones con el vecino Marruecos hay que cuidarlas y, por ello, la embajadora de Marruecos en España sentenció que hay que asumir las consecuencias de las propias actuaciones. Pero Ceuta es frontera comunitaria y se espera que cerrados los accesos al Tarajal y con la gestión de la Casa Real española, culmine la devolución, ya iniciada, a Marruecos de estas personas.

El 21 de diciembre se convocaron elecciones autonómicas en Cataluña para su celebración el domingo 14 de febrero, con el resultado de que el PSOE catalán, encabezado por Salvador Illa, empató con el candidato de ERC, en número de escaños y uno menos obtuvo la candidatura de JxCat. Ya desde entonces se podía intuir cuál era el rumbo del nuevo Gobierno, porque desde antes de las elecciones, Esquerra presentó una moción para que en el Parlamento se votara volver a la "mesa de diálogo en Cataluña", con dos temas estrella: la amnistía de los independentistas y acordar como válido y posible el ejercicio del derecho a la autodeterminación.

Hasta ahora, el Gobierno parece estar conforme con esa exigencia de los independentistas. La encuesta de La Vanguardia da más de un 61% en favor de los indultos. Se invoca un derecho de autodeterminación de los pueblos que no existe y mantienen embajadas abiertas en las principales ciudades extranjeras, dejando así clara su vocación independentista. Los gobiernos de Madrid también han ayudado porque les ha transferido competencias en materia de prisiones. Mientras ,el centroderecha está allí cada día más debilitado. Cs, después de haber ganado las anteriores elecciones, está hoy prácticamente desaparecido. Vox se niega a incluirse en el espectro político y no parece que esté en disposición de sumar. Las perspectivas son malas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios