LÍNEA DE FONDO

José Antonio / López / Jalopez@diariodecadiz.com

La temporada de la paciencia

El Cádiz afronta una Liga complicada, en la que la prioridad deben ser los 50 puntos. Después, ya se verá

EL Cádiz perdió el domingo un partido tontísimo. Llevó el peso del encuentro, envió dos balones al larguero, desperdició otro par de ocasiones claras en la segunda parte, logró no pasar apuros en 80 minutos y, contra todo pronóstico, entregó los tres puntos en una jugada aislada de gran calidad individual. Al aficionado se le quedó cara de tonto, aunque ya se sabe que en el fútbol no gana quien juega mejor, sino que quien acierta con la portería contraria.

El partido, a qué negarlo, se puede analizar desde cualquiera de las dos tópicas posturas que sirven para analizar un hecho: la botella medio vacía, la botella medio llena. El Cádiz no jugó mal, dominó, creó ocasiones y sólo la mala suerte le impidió ganar o, como mucho, empatar. O también: esto es lo que espera en Segunda División, rivales agazapados, bien plantados en el campo y con individualidades capaces de sacar adelante un encuentro. Elijan la que prefieran.

Ejemplos de todo hay en la reciente historia del Cádiz: temporadas mal arrancadas que acaban triunfantes o medianamente decentes, y comienzos fulgurantes que se desinflan en cuanto el resto de equipos empieza a carburar. Nada es definitivo, y menos en la primera jornada, pero algunas circunstancias deben aclararse por el bien de todos los cadistas.

Por ejemplo, la equivocada postura de quienes creen que este año hay que ascender a toda costa, sin pensar siquiera en que la prioridad se llama 50 puntos. Y no es esto falta de ambición, sino ser realistas. Algunos parecen que han olvidado el último batacazo, y ocurrió hace sólo dos temporadas.

Y otra conclusión: paciencia. Sobre todo con el entrenador, que ya ha demostrado que sabe de esto más que los que se sientan cada domingo en el palco, y al que se le ha entregado una plantilla aparentemente aceptable pero que, en algunas posiciones, despierta dudas más que razonables. Y también paciencia con algunos jugadores, que necesitan más que otros para dar de sí.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios