El show de Bendodo

Hasta Vox le llama la atención al consejero como si fuese un adolescente por su "película" sobre las cajas fuertes

Llevan un año Moreno y Bendodo construyendo dos personajes complementarios con roles antiguos: el bueno y el malo. El presidente ha cuajado mejor su papel; era más agradecido. El Moreno abierto y amable, con un punto socarrón a lo Rajoy, ha tenido más fortuna que el hosco y desabrido de su hombre fuerte. Bendodo este martes, en su habitual show tras los consejos de gobierno, ha hecho un récord. Ha dedicado entre la cuarta y la quinta parte del tiempo de la referencia a su particular capítulo sobre los ERE.

Para el consejero de Presidencia el caso de los ERE, además de un grave asunto de corrupción, es una novela que quiere estirar durante dos legislaturas. Esta semana, a los diez minutos de rueda de prensa abordó su serial: "han aparecido tres cajas fuertes de un metro, con papeles de los ERE". Y en la hora siguiente le dedicó 18 minutos a este tema, machaconamente. Dijo "cajas fuertes" 20 veces. Pues bien, no eran cajas fuerte sino armarios con llave, no han aparecido porque no estaban ni perdidas ni ocultas, y no son de un metro sino bastante más altas. Ganas de fantasear...

Eso sí, allí había papeles de los eres relacionados con una reciente imputación a Chaves y Zarrías por las ayudas a Cárnicas Molina y Campofrío a finales de los 90. Documentos comprometedores para la gestión del Gobierno andaluz de entonces, con pactos para no reclamar ayudas de estado declaradas ilegales por la UE. No se necesitaba ningún teatro, ni anunciarlo acompañado de liturgia de forofo futbolístico: ¡qué escándalo!, ¡qué vergüenza!, ¡¿esto qué es?! Bastaba informar de lo encontrado con precisión y decir que se ha enviado el material al juzgado y a la fiscalía.

Aunque el parangón de esta sobreactuación no es el fútbol sino el cine. Primero el de hazañas bélicas. Bendodo hizo una frívola entrevista en la campaña del 10-N, que colgó en su cuenta de twitter, en la que comparaba la llegada del PP a San Telmo con la entrada de los marines norteamericanos en los palacios de Sadam Hussein. Pero él es el consejero de Presidencia de la Junta no Clint Eastwood en el papel del Sargento de hierro. Ha tenido que recordárselo el portavoz de Vox, Alejandro Hernández. A su socio de investidura le extrañan las explicaciones del consejero, advierte que se intenta buscar rédito político con tan serio asunto y considera la aparición de las cajas "de película". Hasta Vox le llama la atención por sus sobreactuaciones, como un adulto reconviniendo a un adolescente. ¿Aprenderá?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios