Calle real

Enrique / Montiel

En serio

LOS dos partidos que optan -al parecer- con más posibilidades de gobernar la ciudad, el Partido Popular y el Partido Socialista, están de acuerdo en algo que incomprensiblemente no se ha hecho hasta el momento, no ha hecho el Partido Andalucista en los 20 años que ha estado gobernando la ciudad: el Museo Camarón de la Isla. Esta semana ha sido pródiga en movimientos dirigidos a su logro: una iniciativa parlamentaria promovida por Loaiza, bien motivada y explicativa, y una reunión con el mundo flamenco de San Fernando, a la que tuvo la bondad de invitarme Fernando López Gil.

El candidato socialista quiso escenificar su apuesta por esta deficiencia incomprensible de San Fernando haciéndose acompañar por las directoras de la Agencia Andaluza del Flamenco y del Centro Andaluz de Flamenco. Y con un proyecto en fase de esbozo pero ya bastante estructurado del futuro Museo Camarón, a situar en el costado de la Venta de Vargas, frente al Centro de Salud recientemente restaurado y puesto en servicio.

López Gil es un político largo y bienintencionado (lo pienso sinceramente) que tiene una idea de ciudad en la cabeza, no una idea de "supervivencia" política. Exactamente como José Loaiza, que tiene la suya y la voluntad de gestión que necesita San Fernando. Por eso creo que ahora va en serio lo que se haya de hacer con Camarón de La Isla, sea Museo Fundación, sea Fundación Centro de Documentación… Loaiza está por la implicación de las administraciones, el compromiso parlamentario, el 1% cultural, lo que sea necesario (insisto en que es un gestor experimentado en el gobierno de Teófila Martínez y un verdadero cañaílla) y Fernando López Gil lo enmarca dentro del trabajo político de la ciudad con su conjunto "flamenco".

Ahora sí que creo que va en serio, gane quien gane. Porque transmiten sus convicciones los candidatos con más posibilidades de gobernar, ya digo. Y están convencidos, políticamente convencidos, de que Camarón es una figura inmortal del arte flamenco, un emblema y una seña de identidad de la ciudad. Todavía se puede llegar a tiempo de hacer una buena negociación con sus herederos para que todos sus objetos vengan de La Línea a La Isla y, sobre todo, para hacer una búsqueda por los cuatro puntos de la geografía del mundo flamenco, que es más grande que la de España, del legado camaroniano. Se trata de que el mundo venga a La Isla no sólo a poner flores en su tumba sino a "entrar" en su casa, no el modesto patio de vecinos de las callejuelas sino un centro que le haga justicia y lo ponga a disposición de la legión de camaroneros que en el mundo son, fieles devotos de quien tanta dulzura, emoción y sentimiento ha puesto en sus vidas.

Milagrosamente nuestra ciudad ha dado en este cuarto de siglo tres artistas universales. Larga vida tienen por delante Sara Baras y María, la Niña de Pastori. José Monge murió en un caluroso julio de 1992. Fue una conmoción, yo la viví.

Pero nada, nada. No hemos sido capaces de abrir un Museo Camarón de La Isla. Hasta ahora, que sí va en serio.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios