Desde Tribuna

José Joaquín / León /

Tres puntos generosamente regalados

OPORTUNIDAD desperdiciada para acercarse al primer puesto. Y, lo que es peor, sensación de que será casi imposible conseguirlo, a menos que la situación cambie y haya verdaderos refuerzos. En Guadalajara, el Cádiz volvió a perder fuera de casa cuando tenía el partido para ganarlo. Y así se comprobó, una vez más, que no saben competir, porque se siguen cometiendo errores inexplicables. Esta vez se perdió en el minuto 86, al cometer Fran Pérez un penalti absurdo, en una jugada sin peligro, cuando el portero Alejandro ya estaba cogiendo el balón. Una necedad evidente, con la que se regalaron los tres puntos de un partido que había que ganar.

El Guadalajara-Cádiz parecía que caminaba hacia el 0-0, después de que el equipo local había sido superior en el primer tiempo (en el que incluso estrellaron un balón en el poste). Pero en la segunda parte, el Cádiz dominaba, se hizo con el control en el centro del campo, gracias al cambio de Perico que entró por el lesionado Airam. Y si los amarillos no se adelantaron fue porque Villar no tuvo acierto. El Guadalajara se había echado atrás, dando por bueno el empate, sin llegar con peligro, hasta que ocurrió la gilijugada del partido. Fue un balón bombeado que salió a atajar el portero Alejandro, sin problemas, de puro trámite, pero a Fran Pérez, que estaba por allí, no se le ocurrió nada mejor que empujar a un rival ante las mismas narices del árbitro.

Como dijo Raúl Agné al final del partido, era "un penalti muy fácil de pitar". ¡Y tan fácil! Como que fue bastante claro, y además increíble, por absurdo. La típica jugada que puedes proyectar a los niños de alevines como un ejemplo de lo que nunca se debería cometer. Por eso, no se entiende que lo haga un futbolista de cierta experiencia, a pocos minutos del final, cuando se está peleando un partido en la segunda parte, después de haber jugado a verlas venir en la primera.

El Cádiz sigue teniendo problemas atrás (esta vez Agné volvió a cambiar la defensa, dando entrada a Belfortti como central junto a Fran Pérez, y volviendo a poner a Josete en la izquierda, para que Ceballos regresara a la derecha), por lo que funcionó mejor cuando aseguró el control del centro del campo. Sólo lo consiguió en la segunda parte, al poner a Perico junto a Jorge Luque, además de Fall y Martins. Eso fue posible porque Airam se lesionó al final del primer tiempo. Y así se quedó Villar como referencia delante, aunque sin acierto. Para ganar un partido, fuera el Cádiz necesita que le salga todo bien. Y es imposible si cometen errores fáciles de evitar, como el de ese penalti ingenuo.

En estos momentos, conseguir el primer puesto al final de la Liga parece una utopía. Es necesario reforzar al equipo, que quizá mejoraría con esos cinco o seis jugadores que se dice que ha prometido Pina. Es una razón de muchísimo peso para que los trámites del relevo se activen de inmediato, porque apenas quedan 18 días para el cierre del plazo de fichajes.

Sin refuerzos, ya se ha visto que este Cádiz sólo podrá aspirar a terminar en el tercer o cuarto puesto, y con cuidado, porque los rivales están acercándose. Vender humo ya no sirve para nada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios