la esquina del gordo

Francisco / Carrillo /

No se preocupe, pagaremos los de siempre

Un país en ruinas en lo económico y en lo social. Ha dicho la nueva Ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, natural de San Juan del Puerto (Huelva). Se refiere a lo que nos ha dejado el PSOE en herencia. ¡Qué disparate! ¿Cómo se puede decir eso con lo bien que nos han gobernado? Fíjese si lo han hecho de dulce que hasta le han dado a Zapatero el Gran Collar de Isabel la Católica, como Franco a Lola Flores, con mayor mérito a aquélla, claro. A partir de ahí, santo, santo, santo. Que no vengan ahora diciendo nada de ruinas. ¡Un monstruo, es lo que ha sido! A ver si se entera, la situación no la ha propiciado el PSOE, sino… (ya ve, iba a decir Fernando VII, pero no. Claro que bien mirado…)

Si me apuran, en lo económico desde luego, no. Los cinco millones de parados se han producido porque los españoles no tienen ganas de trabajar. Los muy pillos prefieren pasarlas canutas o en las colas del Inem. Que esa es otra. ¿No sabía usted que en orden de prioridades es más importante los gastos identitarios que buscar un curro apañado? La Generalidad, sin ir más lejos, ya ha reservado una partida de 22,3 millones para publicidad institucional, embajadas aparte.

Lo social ya es otra cosa, mire usted. Ese aire de concordia que se respira; ese afán de entendimiento que se ve, por ejemplo, entre Cataluña y España; ese Durán y Lérida tan conciliador, tan sincero, tan humano; ese tupé de Mas al estilo Capitán Trueno… Sin embargo, lo que nadie se cree es que el déficit oculto del PSOE haya sido el causante de estos drásticos recortes. El déficit no era oculto ni para mi tía Paca, la pobre, que frota los billetes de diez (de más no usa) porque dice que le parece que siempre que paga hay dos pegados. Bueno, pues mi tía Paca -calcadita de Pedro Almodóvar-, a la que algún día la detendrán por subversiva, suele decir a sus amistades: "Para mí que entre los políticos hay algunos buenos". Estos atrevimientos, antes o después tienen sus consecuencias. No es que ella se alinee con los Stanley Payne de bote y con todos los que están preconizando que aquí se va a liar como no se arregle pronto el mamoneo reinante. ¡Qué sabrán los Stanley y sus corifeos!, Aquí, cuando se lió, es cierto que no había tantos parados, ni siquiera que se alcanzara la corrupción de hoy; es más, tampoco había diecisiete autonomías con la boca abierta. Había, sí, separatismos baratitos, y los separatismos baratos siempre son soportables. O sea, que incluso los parados de ahora tienen más que perder que los de antes y se pensarían mucho lo de irse a las barricadas. Tampoco veo a mi tía Paca convertida en Pasionaria; ella es tan pacífica que ni reza los Misterios Dolorosos; el día que tocan se dedica exclusivamente a las jaculatorias, como cuando truena. "Santo Dios, santo fuerte, santo inmortal. Líbranos, Señor, de todo mal. Aplaca, Señor, tu ira, tu justicia y tu rigor. Apiádate de nosotros, misericordia, Señor". Mi tía Paca es un portento.

Bueno, después de todo esto y por lo que se ve en lontananza, parece que los tiempos venideros van a ser cuesta arriba. Rubalcaba, siempre al quite en los ángulos muertos, ha dicho que con estos recortes España entrará en recesión. No por el pastel que ellos han dejado, no, sino por el mes que llevan los populares en el machito. ¡La han liado…! Eso sí que no se lo cree nadie. ¡Y pensar que el socialismo es necesario…! Claro que no se sabe cuál. El de Zapatero, Rubalcaba, Chacón, Bono, Pajín y compañía desde luego no. Tampoco el de los mamandurrios que los apoyan o seguirán apoyando.

No se preocupe, si algún político se equivoca, tergiversa, prevarica o se lo lleva crudo, pagará usted, y usted, y usted; o sea, los de siempre.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios