El bestiario

Tito / Valencia

Una política fracturada

Es cierto que la crisis económica esta afectando a todo el sector financiero y por lo tanto también se deja sentir en los ingresos que percibe el estado. Como consecuencia, los ayuntamientos tienen que recibir menos dinero de los tributos que reciben del Gobierno Central. Pero también es cierto que la crisis es aprovechada por todos para intentar tapar sus propios errores de gestión. Los municipios están notando la falta de ingresos que les proporcionaba las políticas inmobiliarias sin control, que les suponían múltiples beneficios económicos que provocaban un desorbitado y descontrolado gasto público y menos público, como se viene demostrando un día sí y otro también. La mayoría de los municipios no han sabido invertir adecuadamente en políticas productivas los fáciles beneficios urbanísticos. Ahora, con la economía en ciclo bajo, no encuentran como cubrir las necesidades públicas creadas al amparo de la opulencia. Incluso algunos ayuntamientos, como el nuestro, no son capaces ni de estructurar unos presupuestos públicos para la ciudad. Pero con ser cierto todo esto, también lo es que desde el Gobierno Central se están haciendo unas inversiones municipales como nunca antes se habían realizado. En nuestra ciudad, es verdad cuando se queja (seña de identidad nuestra) el Gobierno Local, que va a entrar en la caja municipal (da miedo mentar este nombre) alrededor de dos millones de euros menos. Pero no tiene comparación con los ingresos extraordinarios que esta recibiendo nuestro Ayuntamiento, y por lo tanto su economía, de los Gobiernos central y autonómico. Nosotros, La Isla, ha recibido del primer Plan E la cantidad de 17 millones de euros más otros 3 millones de la Junta del Plan Proteja. Y con la nueva inversión del segundo Plan E, nos toca la cantidad de 10,3 millones de euros. Por lo tanto, en un año de crisis, la administración periférica han dado a nuestra ciudad la cantidad de 30 millones de euros o lo que es lo mismo, el equivalente a diez años de inversión municipal, que es el que se ahorra nuestro Bipartito de invertir en los barrios. Es dinero suficiente para hacer un cambio en el modelo productivo, económico y social de La Isla. Por lo tanto la queja del Bigobierno sobre la perdida de ingresos del Estado no se sustenta y lo que se tiene que justificar o por lo menos dar cuenta a los ciudadanos es del disparate de obras que se han realizado con este dinero. Nosotros, La Isla, tenemos desde hace tiempo una economía fracturada, sin orden ni control, como fracturada es la política que se realiza y así nos luce el pelo. Pero hay otras inversiones que podrían haber llegado y que habría significado creación de empleo. Me refiero al Plan MENTA que tiene en marcha la Junta de Andalucía. Este Plan ya es el tercero y financia el 100% del salario. Pues resulta que nuestro Gobierno Local es el único de toda Andalucía que no ha presentado ningún proyecto para este Plan. Y tendrían que explicar el Bipartito este desinterés por un Plan financiado por la Junta y que es generador de empleo en una época de alto desempleo. Menos mal que por lo menos nos ha llegado la aceptación de dos Escuelas Taller que también es inversión de la Junta. Pero es cierto que cuesta trabajo creer que esta ciudad ha recibido esta cantidad de millones por lo mal que se ha gestionado, es una inversión que no va a significar ningún cambio en el modelo de ciudad ni tampoco beneficios futuros. Es una inversión que se tenía que haber consensuado con los agentes sociales y oposición de la ciudad, pero tampoco este gobierno esta por la labor de la participación verdadera. Una lástima de dinero mal invertido

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios