EL escenario político andaluz que se perfila tras las elecciones del 22-M deja dudas sobre la estabilidad de la próxima legislatura, imprescindible para que la comunidad autónoma no se quede atrás en la salida de la crisis que vaticinan todos los indicadores económicos. El final del bipartidismo imperfecto que ha caracterizado el sistema andaluz de partidos y la confirmación de Podemos como tercera fuerza política de la región obligan a un cambio de estrategia, cuyo punto de partida es la necesidad de pactos ante la falta de una mayoría absoluta que permita una gobernación sin sobresaltos. Dentro de dos semanas habrán quedado inservibles las manifestaciones de los candidatos en el sentido de aspirar a gobernar en solitario y descartar la posibilidad de acuerdos con sus contrincantes durante la precampaña y la campaña. El veredicto de las urnas, que es inapelable, obligará a todos a dejar de lado sus apriorismos y prejuicios y encontrar una salida a una situación a fin de eludir la peor de las opciones posibles: la repetición de las elecciones, que equivaldría a rehuir sus responsabilidades y endosárselas a los electores. El partido más perentoriamente emplazado a dar respuesta al panorama previsto es el PSOE, cuya candidata, Susana Díaz, estará obligada, como cabeza de la mayoría relativa del nuevo Parlamento andaluz, a buscar alianzas para asegurar su continuidad como presidenta de la Junta sin tener que exponerse a gobernar teniendo enfrente a la mayoría de los diputados y arriesgándose a una moción de censura. Las soluciones más realistas pasarían por pactar con el PP o con Podemos, ya que otras combinaciones resultan inviables. El pacto con los populares -el preferido por los votantes- se ve dificultado por la política nacional, y el pacto con Podemos haría al PSOE perder la centralidad. En cualquier caso, un pacto no implica el acuerdo para gobernar en coalición, alternativa que sí se presenta como casi impracticable.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios