Por montera

La gran negociación

Vox está muy callado ante la crisis migratoria porque Pedro Sánchez está defendiendo lo mismo que ellos

La cumbre de la OTAN se ha convertido en el nuevo manual de resistencia para Sánchez. Pedro, que estos días de cumbre se ha sentido presidente responsable de un Estado, el de"este país", debe conseguir que sus socios de Gobierno -los comunistas, independentistas, filoetarras y demás partidos minoritarios- voten a favor de que se aplique el 2% del PIB en inversión militar, lo que conlleva incrementar la partida de Defensa en los próximos Presupuestos del Generales del Estado. Primer cambio aplicado de su manual de resistencia: quien dijo en una entrevista para El Mundo, el 4 de octubre de 2014: "Sobra el Ministerio de Defensa", era Pedro Sánchez mientras posaba cogiendo con una cubiertos un montón de espaguetis. Dos, que su PSOE de "OTAN no, Bases fuera", en la misma entrevista propuso rebautizar invirtiendo las siglas en ESOP: España Socialista Obrero Partido. Son esas ocurrencias suyas. Tres, que sus socios de Podemos van a votar en contra de la inversión de defensa sin acogerse al sentido de Estado que les reclama, pero que escupe a quien se lo ofrece. Cuatro, que se probará la resistencia de Yolanda Díaz dentro de su grupo, ante quien deberá posicionarse por el riesgo de quedarse fuera de Podemos y sin tiempo de montar su propio partido ya que se prevería una crisis de Gobierno, con adelanto electoral, y los días a Yolanda no le suman. La vicepresidenta debería llamar a Vladimir y explicarle, con todo el cariño que ella acostumbra a profesar entre sus colegas de la política, su teoría de cómo vivir en paz: cariño, no puedes desear el territorio ajeno y menos matar a soldados y civiles. Yolanda, conseguirías un agradecimiento planetario. Cinco, que el PP votará a favor manteniendo su postura desde hace años y cumpliendo con un requisito que la OTAN pedía a España desde hace lustros. Y Seis: Vox está muy callado ante la crisis migratoria, supongo que porque Pedro Sánchez está defendiendo lo mismo que ellos: la llegada regularizada de inmigrantes. A Pedro Sánchez se les están acabando sus principios, pero como a Groucho, si no les gustan, tiene otros. El caso es que Pedro empieza a parecer del PP. Se le acaba Podemos, ya amordazado. Los otros socios sólo están para que él les dé porque ellos no le retornan nada. Pedro busca nueva identidad, aquí o en la secretaría de la OTAN. Cada semana cambia sus deseos, como los adolescentes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios