HABLANDO EN EL DESIERTO

Francisco Bejarano

Las energías

Desconozco el proceso por el que la energía nuclear ha terminado por ser de derechas, mientras que la solar y la eólica no. La nueva energía en investigación avanzada, la pila de combustible, no ha tenido todavía tiempo de tomar partido. Por información recibida de los amigos, todo empezó con el partido alemán Los Verdes. Salvo en Alemania, donde Los Verdes han mantenido su independencia de los demás partidos, en el resto de Europa fueron absorbidos por los socialistas y los comunistas, que le dieron su toque de demagogia, como siguen haciendo para arañar algunos votos. La energía nuclear tiene sus peligros, aunque cada vez menos porque las técnicas de construcción de las centrales han avanzado mucho, pero lo normal, desde siempre, es que el progreso pida su tributo: si no hubiera carreteras, no habría varios miles de muertos al año por accidente, y tampoco los enfermos graves que necesitan intervención rápida llegarían a los hospitales por caminos de cabras.

La energía nuclear es cara al principio, pero después tiene vida larga, da puestos de trabajo y funciona todos los días 24 horas sin interrupción. La energía solar no asegura un suministro tan continuado, da poco trabajo una vez instalados los paneles y tiene vida corta: los paneles expuestos a las inclemencias del tiempo necesitan recambio cada poco número de años. La energía eólica, hasta que nos acostumbremos, afea el paisaje y tampoco asegura suministro continuado. Hay zonas ventosas que pueden llevarse temporadas largas de calmas. Da, como la solar, pocos puestos de trabajo y tampoco es tan duradera como la nuclear. De la pila de combustible no tengo información cumplida porque aún está en ciernes y su aplicación práctica es mínima. Los que saben de estas cosas me dicen que es mejor que las otras tres, únicamente hace falta que se desarrolle plenamente y esté el alcance de todos. Veremos.

Debido a la ideología adquirida por la energía nuclear, los partidos políticos occidentales, salvo en Alemania, no se atreven a defenderla porque quitaría votos por la izquierda, ni a atacarla, porque hace falta. El siglo XX español y el gobierno actual de España han maleado las ideas y confundido los conceptos, de tal manera que tenemos un pensamiento dado por otros, sin que nos hayamos parado a analizar qué hay de verdadero o falso en que el aborto, los zapatos deportivos y despeinarse sean de izquierda, y las carteras, el aseo y la buena educación, de derechas. Como son ideas enquistadas en mentes perezosas e indigentes, no debemos discutir sobre ellas. Unos cuantos municipios no van a discutir con los partidos la conveniencia en su territorio de un cementerio nuclear. Son pueblos con pocos medios, los residuos nucleares darán trabajo y bienestar a sus habitantes, que es lo que un consistorio debe procurar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios