Línea de fondo

pedro / manuel / espinosa

El efecto Calderón

UN punto separa al Cádiz de la fase de ascenso. Un paso diminuto pero indispensable, un pasito que a veces es la diferencia entre la salvación o el vacío. Las sensaciones que da el equipo desde que llegó Antonio Calderón son buenas. El domingo, con un Carranza que recordó al de los buenos tiempos, los amarillos completaron una buena primera mitad, plena de acierto ofensivo y con algunos momentos de buen juego. Quizá con Calderón desde mucho antes el Cádiz estaría ahora más arriba, yo creo que sí, aunque los apuros económicos hicieron dilatar la salida de la entidad de Agné, cuya propuesta nunca me gustó.

Antonio Calderón fue un futbolista de mucho nivel, no lo vamos a descubrir ahora, y sus equipos siempre han intentando ser intensos y tener una buena circulación de balón. Ese es su plan, y eso ya es algo, porque el plan de su antecesor variaba con demasiada facilidad y estaba atendo a factores de todo tipo.

El Cádiz tiene la oportunidad en Cáceres de asegurarse su presencia en la fase de ascenso. El camino hasta Segunda es muy largo para los que no logran ser campeones de grupo, que es lo ideal. Pero puestos que durante el curso no fue capaz de merecer ese premio al más regular, ahora necesita hacerse fuerte en su feudo y jugar fuera sin miedo. Tiene una buena plantilla, con jugadores muy interesantes, como Airam Cabrera, que me parece un estupendo delantero, no sólo porque mete goles, algo que en el Cádiz no ocurre con todos los delanteros, sino porque hace jugar al resto de sus compañeros. Además de él y del mencionado Villar, si futbolistas como Dioni o Migue García son capaces de creer más en sus posibilidades la afición podrá soñar con regresar a la LFP. Ver un estadio como el Nuevo Ramón de Carranza vibrando de nuevo con su equipo le hace a uno reconciliarse con esa camiseta que tantos disgustos nos ha dado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios