El derecho de aparcar

Los grandes damnificados son los vecinos y las vecinas de Cádiz. Al turista que viene en agosto le importa poco

No está reconocido el derecho de aparcar. Se podría suponer que el aparcamiento es como la vivienda del coche (o de la moto, ojo, no se olviden de las motos), de manera que le puedes comprar una plaza de garaje; o alquilarla a cubierto (subterráneos), o a descubierto (en superficies, zonas azules y naranjas); o bien, si está libre, ocupar una plaza antes que otro. No obstante, a los que tratan a los automóviles como si fueran apestados, se les debe recordar que pagan impuestos. El Ayuntamiento cobra por los coches de los gaditanos. Y los vehículos no votan, pero sus propietarios sí. Quizá por eso, Juancho Ortiz ha pedido que bajen un 20% el impuesto de Circulación, para compensar. A ver qué dicen los demás…

El problema actual no es que resulte difícil aparcar en Cádiz. Eso ha pasado siempre. El problema es que cuesta más trabajo que antes, porque han eliminado unas 1.300 plazas en superficie, y porque las alternativas no son convincentes ni baratas.

Martín Vila está dicharachero. Hasta ha lamentado que nuestro transporte metropolitano no sea como el de Madrid y Barcelona. Tampoco el Cádiz ha ganado la Liga de Campeones, como los equipos de Madrid y Barcelona. Esto es Cádiz y aquí… Aquí todo el mundo habla del transporte público, que debería funcionar bien y ser maravilloso. Pero casi todo el mundo tiene su vehículo particular. Sin ánimo de entrometerme en su respetable intimidad, ¿Martín Vila dónde lo deja? Igual que yo. Entonces se podría llegar a la conclusión de que en Cádiz hacen falta más aparcamientos privados, cuyas plazas estén al alcance de la gente. A unos precios asequibles.

Los grandes damnificados son los vecinos y las vecinas de Cádiz. Al turista que viene en agosto (algunos se gastan un pastón en el Novo o en Vistahermosa) le importa poco pagar 14,95 euros en un parking subterráneo. Este verano han puesto el cartel de Completo varios días en Canalejas y San Antonio. No se ha llenado el del muelle, porque no es lo mismo. Y, por supuesto, la gente no es tonta, y quiere aparcar cerca del lugar al que va. Aparcar en Puntales, si vas al barrio de La Viña, sería absurdo.

El gobierno municipal de Unidas y Podemos, en su etapa anterior, rechazó la construcción de un nuevo aparcamiento subterráneo en la plaza de Sevilla. Las alternativas que busca Martín Vila son del tipo solar del hospital de Puntales, que no arreglan el problema del centro.

Aparcar gratis en Cádiz es un milagro. ¿Y quién cobra en los de pago?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios