Con la venia

fERNANDO / SANTIAGO

Los coreanos

HARÁ unos 20 años los trabajadores de astilleros de Cádiz se manifestaban contra la competencia que les hacían las empresas del Lejano Oriente a costa de bajar salarios. Es lo que los economistas llaman dumping, nos decían. En una actividad donde el coste de la mano de obra era muy importante en el precio final, unos salarios bajos hirieron de muerte a los astilleros españoles. Recuerdo aún al difunto sindicalista de la glorieta (y prescindible concejal) disfrazado de chino junto con algunos miembros del comité de empresa que presidía, para llamar la atención del problema. Se decía que España tenía una tecnología de primer nivel pero los salarios habían subido mucho fruto de diferentes convenios colectivos, por lo que la construcción naval española no era competitiva.

El Extremo Oriente iba a acabar con las factorías gaditanas. Se da la paradoja de que pasados 20 años los salarios españoles son más bajos y la tecnología coreana es mejor. Ahora se van a construir petroleros en Navantia con la ingeniería coreana. Han sabido aprovechar estos años para desarrollar sus patentes y prototipos mientras aquí nos quejábamos sin hacer nada. Ahora no sé de qué se disfrazarán los dirigentes sindicales, no sé qué dirán los que mandan en la SEPI y en Navantia. Los coreanos son ahora una potencia y nosotros el tercer mundo. Los trabajadores de plantilla de Navantia tienen los mismos salarios y 20 años más viejos. En realidad los barcos los hacen los trabajadores de las contratas que sí tienen salarios de miseria y condiciones de trabajo del tercer mundo gracias a esa maravillosa reforma laboral de Rajoy.

No sé qué dirá Antonio Sanz el del Gasero, que tantos anuncios ha hecho, pero la situación es para que a todos los políticos se les caiga la cara de vergüenza. Es vergonzoso que seamos subcontratistas de aquellos a los que hace 20 años despreciábamos porque construían los barcos a bajo precio. Mientras les mirábamos por encima del hombro y el mayor esfuerzo consistía en cortar el puente, ellos investigaban, registraban patentes y ensayaban nuevos sistemas de construcción y propulsión haciendo buena la fábula de la cigarra y la hormiga. Ahora serán ellos los que se rían de nosotros e igual se pondrán una madroñera para salir en manifestación. Como dice el cuarteto del Gago: "voy a Cádiz Norte a buscar trabajo, a echar una solicitud en astilleros".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios