En román paladino

RAFAEL / ROMÁN

Con el caray... cosas que pasan en Cái

Se iba el verano con Bárcenas, Siria, Ere y el Peñón de Gibraltar pero las cosas que pasan en Cái han dejado en pañales a los demás asuntos trascendentales para este país. (En este caso, España).

Javier Osuna publicó en sus Fardos de Pericón (mayo 2013), uno con el título de "¡Caray con los fastos del 12! Origen de una bulería." Narra la frustración de la conmemoración de los Centenarios de las Cortes de Cádiz. Decepción en el primero, desengaño en el segundo. La bulería de la que habla es la que creó el chiclanero Francisco de Llames, autor de "La murga del siglo XX", que en 1912 sacó "Los autómatas Maggrín", que incluía a artistas flamencos, y cantaron los fastos con el famosísimo "Ay caray, caray, caray/ que mire uste que fiestas/ que va a haber en Cái/ que ni las hambres la vamos a sentir/ qué mire usté qué gracia tiene este país". (En este caso, Cádiz).

La que se ha armado con las hambres, el comer, el pedir y Twitter. La primera edil de Cádiz se metió, por la forzada suspensión del homenaje a un concejal, en el charco de mezclar necesidades sociales y Twitter. Y lo peor: "¡Tanto Twitter y tanta opinión!" Mejor sería no haberlo dicho nunca. Hoy Twitter, Facebook, Whatsapp, o Internet en casa o en el teléfono no es un lujo asiático. Es una pasada esa crítica al objetivo de todos los gobiernos democráticos de generalizar Internet y el acceso a las redes sociales, por cierto, pagando, no como los ilustres ofendidos. Es más, es contradictoria con la actuación del Ayuntamiento que tiene Wifi público en muchas plazas de Cádiz. No se entiende, salvo que sea sólo para los turistas, pero no para los gaditanos, que son los que lo pagan a través de la empresa Cadiz Conecta -sociedad municipal de nuevas tecnologías-, la de las pantallas LED y los anuncios a tutiplén. Ahora tiene en contratación una Plataforma Tecnológica, por importe de 1.300.000 E. ¿Para quién se hace? ¿Para los que tienen de todo? Los demás, ¡a callar! Aunque -quede claro- insultos y amenazas, ¡a nadie!

Lo que resulta extraordinariamente caro es el recibo bimensual de Aguas de Cádiz y Eléctrica de Cádiz, no Twiter o Whatssap. Te dan dos puñaladas aunque estés casi a oscuras en la casa o ni abras el grifo. Pero esas empresas son las financiadoras de cualquier ocurrencia municipal. Lo dicho. Ay, con el caray, caray, estas son las cosas que pasan en Cái.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios