cadiz.cat

Javier / Ríos

VNZ CDZ

Dos ciudades unidas entre ellas y al resto del Universo Continental por un hilo de tierra sobre el que solo caben vías y carretera. Termina mi recorrido buscando la puesta de sol en la boca de un canal donde la ciudad se acaba en seco, al noroeste. Cádiz se acaba en seco en Cortadura. O, mejor dicho, en mojado salado. Frente a mí solo agua y una línea de tren electrificada, coches que entran o salen de la ciudad por la carretera adjunta. Agua salada a ambos lados. Viajo hasta Cádiz mientras el sol cae y esa famosa luz blanquecina y neblinosa hace su entrada en la escena. Navego ahora de la mano de Marco Polo. Sendos emporios del comercio marítimo mundial y su posterior decadencia. Carnavales reputados: jarana irreverente en una o misteriosas túnicas y máscaras (un carnaval hasta tétrico) en la otra. Dejaron hace siglos de enviar barcos al Oriente o a Amércia. Y hace décadas ya también que nuestra melliza recibe a mansalva turistas que la van hundiendo cada vez un poco más en su laguna, ¿la piedra ostionera de Cádiz aguantará más? En lo turístico esta ciudad flotante ha separado el turismo cultural de su casco histórico del de playa, en el Lido. Cádiz ha de hacer lo propio, ofreciendo a públicos diferentes experiencias diferentes: el casco antiguo y la playa Victoria. Lo que hace a Cádiz especial es su casco antiguo. Dejen ya de decir que la playa Victoria es la mejor playa del mundo. Sobre todo si no conocen otras… Nuestro casco antiguo, neoclásico y barroco, de luz intensa matizada por esos tonos pastel únicos en Andalucía, rodeado de mar, de vistas, de aire fresco. Su uniformidad y coherencia arquitectónicas y urbanísticas son nuestro principal atractivo. ¿No se dan cuenta de que sol y playa lo tienen muchos más sitios más? Las casas palacio de aire británico en color verde pastel y balcones de forja blanca ¿quién las tiene todo el Sur de Europa? Menorca o Gibraltar. Sitios mágicos como Cádiz y nuestra enmascarada hermana, ciudad de los canales. Un brindis por la magia de nuestra ciudad y que nos demos cuenta de lo que la hace singular. Brindemos todos por ello sea con fino o spritz.on

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios