El balcón

Ignacio / Martínez

La UE se acerca a la jubilación

LA Unión Europea se acerca a su jubilación. Dentro de unos días se cumplen 63 años de la fecha que se considera fundacional de la actual UE de 27 países: el discurso de Robert Schuman el 9 de mayo de 1950, en el que propuso la creación de la CECA. Llega el Día de Europa, jornada feriada en las instituciones europeas, en muy mal momento. Joschka Fischer, que fue ministro de Exteriores de Alemania entre 1998 y 2005, sostenía ayer en un artículo de prensa que sólo hay dos alternativas a la crisis actual de la UE.

La primera opción es la destrucción de la UE y del sueño de los 50, cuando Francia y Alemania pusieron en común la producción de acero y carbón, para asegurarse que no habría un nuevo rearme y otra guerra continental. Ésta sería una jubilación por defunción. Fischer, hijo de húngaros, verde, prefiere la otra posibilidad; una unión política que es el único modo para salvar al euro.

Difícil, porque su receta incluye la solidaridad de los más ricos sobre las deudas contraídas por los países del sur y la mutualización parcial de la deuda futura. El orden surgido en los 50 estaba basado en la confianza mutua, la solidaridad y la búsqueda de soluciones negociadas. Pero ahora lo que impera entre el norte rico y el sur pobre es la desconfianza, los prejuicios y la imposición. Un nuevo odio a Alemania circula por Europa.

Y las instituciones de la Unión están gobernadas por un grupo de pesos pluma notables. Barroso o Van Rompuy son dirigentes del montón. Como la casi totalidad de los primeros ministros en ejercicio, incluidos los dos últimos presidentes españoles, Zapatero y Rajoy. Entre todos ellos, destaca Mario Draghi, el italiano presidente del Banco Central Europeo, pero se ha cansado de amagar y no dar desde que llegó al cargo hace año y medio. El panorama es tal , que una medianía como la canciller Merkel parece un gigante en el escenario político europeo.

La desconfianza sobre Europa se cultivó en España los años buenos, cuando sobraba el dinero y toda inversión se la apuntaba el concejal, alcalde, consejero o ministro de turno. Y ahora, todas las culpas son de la UE. Eso nos ha llevado a una falsa impresión. Europa está allí y esto de aquí es otra cosa. Hasta el presidente de la Junta es víctima del desvarío. El pasado domingo, el Twitter oficial del PSOE de Andalucía explicaba una intervención de Griñán: "Necesitamos que haya alguien que, cuando vaya a Europa, defienda a España y a Andalucía". ¿Cuando vaya a Europa? Y esto qué es, ¿África?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios