El Palillero

Puente para llegar

La apuesta principal de Cádiz para diciembre, con sus festivos, debería ser el turismo cultural

Cuando se estaba construyendo el Nuevo Puente (que no se terminó en un año, ni en dos) surgió cierta polémica: ¿serviría, en mayor medida, para llegar o salir de Cádiz? Siempre que hay una víspera de puente festivo, y circulamos por el todavía llamado de José León de Carranza, se puede apreciar si entran o salen más vehículos en la ciudad. En ciertos momentos del año, como el mes de agosto, es evidente que Cádiz gana población, entran muchos y salen menos. En las fiestas principales (sobre todo el Carnaval, y en menor medida la Semana Santa) también llegan más, aunque otros se van. ¿Y qué pasará en este largo acueducto festivo del otoño/casi invierno, que forman el puente de la Constituciòn y la Inmaculada?

Probablemente, se irán muchos y van a venir menos. Cádiz es una ciudad que parece más adecuada para el verano que para el invierno, por razones obvias, empezando por las playas. Sin embargo, una vez que los chiringuitos muestran su voluntad de permanecer abiertos todo el año, a pesar del fresquito, se debe pelear por el territorio. Es decir, que Cádiz se debe plantear la necesidad de ofrecer alicientes más contundentes en invierno. Diciembre es un buen mes para el turismo. El puente de la Constitución y la Inmaculada, así como las fiestas navideñas, presentan buenas oportunidades.

¿Y qué se ofrece? En el entorno tenemos a Jerez de la Frontera, con sus zambombas navideñas. Le han dado un especial ambiente a diciembre. Tanto si gusta como si no, es la capital económica de la provincia para las compras navideñas. Y no es sólo cuestión de lucecitas de más o de menos, que también influye, sino que tiene mejores centros comerciales y una oferta superior. Ni en Cádiz, ni en otros municipios de la Bahía, hay tiendas gancho, como Primark o Ikea. Pedro Pacheco estará en la cárcel, pero Jerez se ha beneficiado de su herencia.

Cádiz debería afrontar el mes de diciembre, con sus festivos, ofreciendo mejores argumentos para el puente. No consiste sólo en conseguir una pista de hielo para la plaza de San Antonio. Es un detalle simbólico. Pero la apuesta principal debería ser el turismo cultural. Incluso plantearse que el Festival de Música Española se extendiera hasta el puente de la Inmaculada.

Aquí la cultura interesa poco. Véase el Año de Murillo, que ha empezado a celebrarse en Sevilla, mientras en Cádiz (donde trabajó y se cayó mortalmente en Capuchinos) se han desinteresado. Hay que mejorar la oferta de diciembre. No reservarse tanto para enero, cuando empieza el Carnaval.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios