Con la venia

fERNANDO / SANTIAGO

Plaga de grillos

EL otro día titulaba un periódico "Vuelven las ratas a Cádiz" como si se hubieran ido y con la llegada del actual Equipo de Gobierno hayan decidido regresar. No tengo elementos objetivos para confirmar el titular ni para refutarlo. No tengo ni idea si hay más de seis ratas por habitante que cantara la chirigota aunque observo que la ciudad está llena de grillos. A cualquier hora del día o de la noche se oye un coro de grillos por cualquier esquina. No sabría decir si se debe al cambio climático o tiene la culpa José María González. Supongo que algún científico tendrá una explicación lógica al fenómeno. Al parecer estos ortópteros cantan para atraer a las hembras, como si fueran octivillas de una comparsa, para que ustedes entiendan. Muchos niños juegan a su captura ya que los bichitos son inofensivos aunque cuando llega la noche son muy molestos, como si estuviera próximo No Sin Música o Cine en Familia, por decir dos acontecimientos en teoría inocuos. Los vecinos no pueden llamar a la policía local no vaya a ser que luego se monte una plataforma ciudadana en defensa de la libertad de expresión y la gente se vaya a Puerto Real.

En realidad en el coro de los grillos que cantan a la luna Cádiz no se diferencia de toda España donde mucha gente no hace otra cosa que hablar por los codos a todas horas: que si los jugadores del Eibar, que si el peinado de Cristiano Ronaldo, que si el Comité Federal del PSOE, que si la Gurtel, que si las tarjetas black. No hay tertulia en un bar, en una radio o en una tele donde no haya algún todólgo opinando sobre lo divino y lo humano. El planteamiento de Álvaro Cervera, el alcalde que no quiere ir a la Patrona ni acompañado de su madre, el hijo y la novia de Lolo Bauza. Si hay una plaga de grillos hay una epidemia de opinólogos en cada esquina. Quizás alcance la categoría de plaga bíblica, punto culminante de la invasión. ¿La ciudad está mejor o peor con tantos grillos? Pues de día es gracioso y de noche el terror de los insomnes. ¿España está mejor o peor con la plaga de tertulias? Es probable que estuviéramos mejor sin politólgos, conspiradores, corruptos y los que justifican a los corruptos. Las tertulias y los opinadores son un ruido razonable: cambia uno de bar o de emisora y santas pascuas. El que no soporte a Ferreras y a su parienta puede poner otro canal. Se ha dado el caso de La Sexta, televisión concedida caprichosamente por Zapatero a su amigo de la infancia que ha creado un partido político a golpe de tertulia. Todos grillos, yo incluido.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios