El Pinsapar

Enrique Montiel /

La 'Pepa' no es nada

HAY un saber que uno sabe porque lo sabe. Decimos: lo sé. La convicción es lo más convincente. Del tiempo decían: si no me preguntan qué es, lo sé. Lo mismo con La Pepa: yo sé que La Pepa no es nada. Y Teófila también lo sabe. Y sabe además que la Nada que es La Pepa, a los efectos del lanzamiento de Cádiz con motivo de la conmemoración del bicentenario de la Constitución de 1812, la Constitución de Cádiz, es una Nada con mayor nadería dentro, porque es una Nada que no beneficia a la Ciudad en donde se trabaja por situarse, con este motivo, en el lugar que le corresponde por el azar histórico y la voluntad política de sus legítimos representantes democráticos.

La Pepa no es nada, lo sé. Nada. Salvo meterle un dedo en el ojo a Teófila Martínez luego de sonreírle. Porque siempre tuvo claro que el bicentenario de la Constitución de 1812, conocida en todo el mundo por la "Constitución de Cádiz", era una oportunidad de lanzar el mensaje de Cádiz mundo adelante. Pero no, nuestra política pequeña, tiene estas partidas. Al enemigo, ni agua. Y a la alcaldesa de Cádiz, una mujer que ha dedicado su vida a la grandeza de Cádiz, sorteando todo tipo de dificultades y dedicándole al empeño más horas al día de las que muchos pueden imaginar, otro sapo, otra contrariedad, otro disgusto.

Pero sus adversarios han ignorado que Teófila Martínez, cuando cree que tiene razón, no se rinde. Y no se va a rendir con esta "Pepa" que no es nada como tampoco lo hará con la Plaza de Sevilla ni con el resto de las peleas abiertas que tiene contra quienes han frenado el progreso y desarrollo de Cádiz con la idea peregrina de romperle la piernas a Teo, creyendo que todo se cimenta en la "propaganda" y ese Cádiz devaluado de las tres ces: carnaval, capirotes y carcas.

Por eso no me extrañó que en la última reunión de la Comisión Nacional le dijera al vicepresidente del Gobierno español, al ministro allí presente y a todos los demás que no acepta que se llame La Pepa a Cádiz 2012 y que cuando cambien los gobiernos en las nuevas elecciones se pondrá en la ventanilla correspondiente con esa instancia. O sea, el nuevo puente se llamará Puente de la Constitución y todo lo que se haga deberá llevar el nombre de Cádiz y no esa nadería llamada La Pepa, qué es eso, por Dios, La Pepa...

No sé si llegará a tiempo de enderezar las inversiones, que un poco por la crisis y un mucho por lo que sé pero no me pregunten porque no lo sé, pero lo de La Pepa, a eso seguro que sí llega.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios