EL ALAMBIQUE

Juan Clavero

Parque arqueológico

LA gente no suele apreciar lo que tiene más cerca, lo percibe como algo cotidiano y sin valor. Y eso es lo que ocurre con la Sierra de San Cristóbal y el adyacente yacimiento arqueológico del Castillo de Doña Blanca. En cualquier país del centro o norte de Europa se hubiera ya rehabilitado toda la zona adecuándola para las visitas y creando un gran centro arqueológico.

Es inexplicable el desconocimiento que existe entre la población de El Puerto y entre los responsable políticos municipales del valor de los yacimientos históricos que atesora esta pequeña sierra. Hasta la Sierra de San Cristóbal llegaba hace poco más de 2.000 años el amplio estuario del Guadalete; esta estratégica posición hizo que se utilizara para el asentamiento de diversos pueblos. Aquí se ha desarrollado parte de la historia de la Bahía de Cádiz. Se han hallados restos de la edad del cobre, bronce final, turdetana, fenicia, romana, almohade, culminando con la torre del siglo XV que da nombre al gran tesoro arqueológico de la sierra, el yacimiento del Castillo de Doña Blanca. Aquí se ha excavado una ciudad fenicia que estuvo poblada desde el siglo VIII hasta finales del III antes de nuestra era, conformando parte del complejo de Gadir, es decir, de la ciudad más antigua de occidente. Sobre la ciudad, y ocupando una extensa ladera de la sierra, se extiende una necrópolis prácticamente desconocida. Si a todo ello le sumamos que también se ha encontrado la que pasa por ser la bodega más antigua de la provincia y existen numerosas cuevas canteras de una enorme belleza y potencial turístico, no se explica que la sierra siga siendo un lugar marginal, desconocido, abandonado, malherido y destripado por canteras y décadas de desidia.

Hace unos días asistí a una conferencia del profesor Diego Ruiz Mata en la que planteó el proyecto de convertir toda esta zona en un gran parque arqueológico. Pocas propuestas tienen tanta fuerza cultural, social y medioambiental como esta. Se trata de rehabilitar los yacimientos arqueológicos, reforestar la sierra y adecuarla para su uso público. En momentos de crisis, he aquí un proyecto innovador que puede convertirse en el principal atractivo turístico de nuestro municipio, potenciando la cultura a la vez que se genera empleo y actividad económica.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios