Ser o no ser

José Guerrero 'yuyu' /

Magos de Oriente

LLEGA el Día de Reyes, y con él las ilusiones. De juguetes para los niños y de cosas más inmateriales para los adultos. El ascenso, por ejemplo, que es lo que todo cadista desea para el 2015. Sin ilusiones no somos nada. Recientemente he leído la entrevista a un Mago, no de Oriente sino de El Salvador. Cádiz es especial. Aquí piden los Magos. A Mágico González le gustaría que la afición tuviera un Cádiz con mayor categoría y cuidar más la cantera.

Desgraciadamente, creo que lo de la cantera se engloba en la categoría de Ilusiones Perdidas. Y no porque el Cádiz la cuide mejor o peor. Simplemente es que los niños de hoy (y mucho menos sus padres) no sueñan con jugar en el Cádiz, como en la época del Mago. Esos tiempos de Manolito, Linares, Juan José, Kiko y hermanos Mejías han pasado a mejor vida y no volverán. Por desgracia. Hoy se sueña desde infantiles con el Madrid o el Barcelona. Y todo lo demás parece poco. Así que habrá que acostumbrarse a defender la camiseta desde otro prisma. No desde el pasional, sino desde el profesional. No es lo mismo, que diría Alejandro Sanz, pero no nos queda otra. Y los ascensos también se pueden conseguir por esa vía para que la afición vuelva a tener ese equipo con esa categoría que pide El Mago. Porque hay equipos que no pierden la categoría, sino la división en donde juegan. El Cádiz es uno de ellos, aunque es cierto que las temporadas en el desierto de la Segunda B nos ha hecho mucho daño. Pero este puede ser el año del retorno y así hay que hacérselo ver a los profesionales. En este año que comienza, los cadistas no le piden a los Reyes Magos. Le piden a los futbolistas que defienden esa histórica camiseta. Les piden esfuerzo y sacrificio en cada partido. Les piden dejarse el alma en cada encuentro y les piden que sean capaces de mantener la ilusión por el ascenso hasta el final. Esa es nuestra Carta de Reyes, queridos jugadores. Y a Técnico y Directiva le pedimos que continúe este buen trabajo y que, ojalá más tarde que temprano, dé sus frutos en forma de ascenso.

En otro orden de cosas, es de agradecer la amabilidad del Real Betis de poner el partido del próximo domingo ante el Betis B en el Benito Villamarín. No se trata de un problema de aforo, sino de consideración con un equipo histórico y desde aquí mi agradecimiento, al igual que creo que de todos los cadistas, al equipo verdiblanco. Pero volvamos a la realidad, que las ilusiones se forjan paso a paso y hoy tenemos otro. Hoy toca partido mañanero ante el Arroyo, un equipo con connotaciones belenísticas en su nombre. En estas fiestas no hay Belén sin arroyo, pero ojo que tampoco falta el "caganer" junto al flujo de agua. Esperemos que el Cádiz no encarne en este primer partido del año al señor que descarga, pantalón abajo, malos efluvios. Esperamos y deseamos que los jugadores de Claudio Barragán sean los Reyes y repartan goles, ilusiones y confianza para empezar el año con fuerza. Ha empezado el 2015, el año definitivo. El año del regreso. A por él.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios