La ciudad y los días

carlos / colón

Iglesias, señorito de casino

SEGÚN el CIS, lo que más preocupa a los españoles es el paro. Tras él la corrupción pega un subidón de ocho puntos: preocupa casi a la mitad de los españoles y me temo que no sean más porque la otra mitad, lejos de estar preocupada, está encantada robando y defraudando. Si acaso algo les preocupa es que los trinquen, porque últimamente están cayendo hasta las torres más altas. En tercer y cuarto lugar les preocupan la economía, y los políticos y los partidos. Las cuatro preocupaciones se resumen en dos porque los problemas económicos son la causa del paro y la corrupción es la que ha convertido a los políticos y los partidos en un problema.

El cuarteto Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias está dando un espectáculo penoso que justifica el pesimismo reflejado por la encuesta: más del 70% de los españoles creen que la situación política es mala o muy mala. Esto compromete a los dos partidos consolidados y a los dos emergentes, haciendo que se contemple con desaliento tanto el bipartidismo que ha presidido toda nuestra vida democrática como el multipartidismo que según algunos (no yo) prometía futuros mejores por más plurales. Se cumple el célebre lema: más es menos. Menos inteligencia política, menos calidad parlamentaria, menos atención a las más apremiantes necesidades de los ciudadanos, menos debate ideológico, menos propuestas serias, sensatas, igualitarias y justas de futuro...

¿Exagero? Nunca se han oído palabras tan miserables como las pronunciadas por los cuatro líderes durante los debates de investidura, llevándose la palma Rivera ("Rajoy ha puesto en jaque el papel institucional del Rey") e Iglesias, no sólo por sus habituales bravuconerías y lo de la cal viva, sino por llevar al Parlamento, con talante rancio y machista de broma de señorito de casino, cuestiones personales al relacionar con nombre y apellidos a una diputada del PP con un diputado podemita que su líder calificó de "latin lover" y "guaperas" antes de la sesión. Todo muy gracioso, sí. Pero con gracia de señorito de Calle Mayor de Bardem. Para este viaje político no hacían falta tantas alforjas de partidos con posibilidades de mando en plaza. Porque pasar de dos a cuatro nos tiene como nos tiene desde el 21 de diciembre y amenaza con tenernos así hasta el 26 de junio, con la penosa alternativa de un Gobierno formado por PSOE, Podemos, los dos minions de IU y demás grupúsculos independentistas o radicales.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios