🍨🍨 La Ibense de Sanlúcar no cierra

Gafas de cerca

Tacho Rufino

jirufino@grupojoly.com

¡Los nuestros, Garzón!

Señalar a nuestra carne siendo ministro y en 'The Guardian' mueve al pasmo

Un ministro de Consumo es algo prescindible, pero da juego. Es opcional crear un Ministerio con tal nombre, y no adscribir sus competencias a otros como el de Economía o el de Sanidad. No es que sea prescindible por parte del Estado y del Gobierno el regular y vigilar la protección de los consumidores, los riesgos para la vida y las costumbres de niños y jóvenes -el juego, por ejemplo-, los abusos industriales o los de las grandes empresas frente a sus clientes, o alertar de los excesos en el sector turístico. Estas cosas, entre otras, son funciones públicas tocantes al consumo.

¿Por qué creó una cartera de Consumo el vigente Gobierno? La multiplicación de ministerios -España, 23; Alemania, 14- tiene que ver con el "¿qué hay de lo mío?", con la necesidad de colocar afectos en un Gobierno de coalición. Para una minoría de control como Podemos, ciertas causas nutren su imagen. Asuntos sociales, inmigración o consumo están entre ellas. Otra cosa es la dotación presupuestaria de cada Ministerio. Y otra, la racionalidad económica y de coordinación que se compromete al multiplicar unidades ministeriales por un intercambio de estampitas y colocación de correligionarios (más sus imprescindibles asesores, como si no existieran técnicos más cualificados que la mayoría de la gente de confianza).

Garzón, titular de Consumo, ha dicho cosas sensatas a The Guardian la semana pasada; por ejemplo: "La ganadería extensiva es un medio medioambientalmente sostenible y que tiene mucho peso en partes de España como Asturias, Castilla y León, Andalucía y Extremadura". Y otras que no debe decir como ministro español: "Lo que no es sostenible en absoluto son esas llamadas macrogranjas… Encuentran un pueblo en un área despoblada de España y colocan allí a 1.000, o 5.000, o 10.000 cabezas de ganado. Contaminan la tierra y el agua y luego exportan esta carne de mala calidad de estos animales maltratados" (no es un bulo, es textual). ¿A qué viene decir esto en un diario global, aunque no le falte razón? Con amigos como este, ¿quién quiere enemigos? No queda sino barajar dos hipótesis: o aquí cada uno -PSOE y UP- va a lo suyo y, además, este ministro es atacado periódicamente por la invisibilidad y necesita decir "hola, estoy aquí" ...o esto es carnaza post navideña. Carnaza, que no carne: Garzón, disparos en los pies, no. Y menos en la pérfida Albión y su altavoz global The Guardian. Como dijo el entrenador argentino Bilardo al ver a su masajista atender a un contrario: "¡Los nuestros son los de colorado! ¡Los de colorado!".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios