Crónica personal

Pilar / cernuda /

Fútbol

MUERE Di Stéfano y Alemania mete 7 goles a Brasil en la semifinal del Mundial. Muere el hombre del que el Rey comenta en su capilla ardiente que convirtió el fútbol en arte, y la selección alemana deja fuera del mapa a la selección favorita, la anfitriona del Mundial, la que desparrama sus jugadores por los equipos más potentes del mundo porque tienen fama de ser los mejores.

En Brasil, el resultado del partido contra Alemania, una humillación en comentario generalizado, ha provocado violencia, heridos y sobre todo desgarro emocional. Incluso puede haber consecuencias políticas. En Madrid, las colas interminables en el Bernabéu de seguidores y no seguidores del Real Madrid que querían rendir homenaje al que consideran el mejor futbolista de todos los tiempos, coincidían con la de las autoridades políticas, deportivas, sociales y culturales que acudían a dar el pésame a la familia de Di Stéfano.

No importa, o importa poco, el rifirrafe vivido en el Congreso de los Diputados con el plante de toda la oposición a aprobar de forma casi inmediata las medidas económicas y sociales del Gobierno que afectan a una veintena de leyes. Los portavoces ni siquiera entraron en la bondad o perversidad de la propuesta, lo que les irritó fue que pretendiera aplicar la mayoría absoluta sin siquiera debatir las propuestas en tiempo y forma. Tampoco importa, o importa poco, cómo va la lucha entre Madina y Sánchez -y Tapias también- por conseguir los votos necesarios que les convertirían en secretario general del PSOE. Y no importa, o importa poco, el desastre de Gowex y sus consecuencias no solo económicas sino también sobre el funcionamiento del Mercado Alternativo Bursátil.

Todo queda en segundo plano, o aún más atrás, ante importantes noticias del mundo del fútbol. Nada menos que la muerte de un mito y nada menos que la eliminación de la selección de Brasil.

Incluso los que no son aficionados a ese deporte que mueve masas y millones de euros y dólares, pero sobre todo mueve sentimientos, reconocen -reconocemos- que ante el fútbol cualquier otra información, cualquier otro acontecimiento, queda oscurecido, incluso apagado. El fútbol es pasión. A millones de personas es lo único que les hace vibrar, sentir, sentirse parte de un equipo, de un grupo; gracias al fútbol se relacionan con los demás o se relacionan más con los demás. El fútbol llena sus momentos vacíos, es su principal medio de comunicación.

No se puede infravalorar un deporte que mueve el mundo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios