EL ALAMBIQUE

Juan Clavero

Falta de memoria

ALuis Suárez a veces se le va la olla. Intenta implicar a los ecologistas en un batiburrillo de eutanasia, abortos, linces, malvasías y yerbaluisas, sin saberse muy bien por qué ni para qué. Debe tener las neuronas tan llenas de datos históricos que olvida la más reciente actualidad. Culpa a ZP de la crisis, cuando el Nobel de Economía Joseph Stiglitz, que de esto debe saber más que él y que yo, ha declarado en su reciente estancia en Sevilla que la responsable de esta crisis es la avaricia de los ejecutivos de las grandes corporaciones financieras.

Acusa al actual Gobierno de promover el aborto y el asesinato asistido. Olvida que el aborto estuvo legalizado y se practicaron decenas de miles en los ocho años de gobierno del PP ¿También era un Gobierno de asesinos? No creo que nadie esté a favor de que haya abortos. Todos querríamos una sociedad donde ninguna mujer se quedara embarazada en contra de su voluntad, pero para eso hace falta una buena educación sexual y anticonceptivos gratuitos al alcance de todos/as. A esto se oponen los fundamentalistas católicos, los mismos que niegan a las mujeres un derecho reconocido en todos los países europeos, la mayoría con gobiernos de derechas. A lo mejor quieren volver a los oscuros tiempos del aborto clandestino o a los viajes de las niñas bien a Inglaterra para abortar.

La eutanasia es el derecho a morir dignamente cuando ya no queda ninguna esperanza de vida. ¿Prolongar la agonía? ¿Para qué? Si alguien quiere morir sufriendo para ganar galardones en la otra vida, está en su derecho, pero que nos dejen a los demás morir en paz. Suárez, que es abogado, confunde los preceptos morales de una determinada fe religiosa -y que solo obligan a sus creyentes- con las normas legales que nos obligan a todos, y que las aprueba la soberanía popular, o sea, las Cortes Generales. También olvida que lo que es o no es constitucional lo decide el Tribunal Constitucional, y que yo sepa, él no es miembro de este alto Tribunal como para declarar inconstitucional algunas normas legales.

Por último, discrepo que seamos reyes de nada, además de que la Naturaleza no es monárquica, hemos demostrado una y otra vez ser la especie más cruel y avariciosa que ha existido sobre la Tierra. Un poco de humildad no nos vendría nada mal.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios