EL ALAMBIQUE

Luis / Hiniesta

Daños irreparables

SÓLO los idiotas son capaces de pensar y asumir que son ellos los importantes y no sus obras, y que lo irrepetible no son ellos sino sus obras, y que en el futuro no serán ellos los cotizados sino sus obras, porque ellos desaparecen y sus obras permanecen, incluso aquellas que sólo producen daños, más aún cuando son irreparables.

Una y otra vez escucho en boca de mis vecinos el deseo de que la justicia pueda reparar el daño causado a la ciudad por Independientes Portuenses, por sus líderes y gobernantes de El Puerto durante 16 años, y por aquellos que ayudaron en la comisión de esos delitos que se investigan o juzgan.

Me ilusiona que lo que queda de IP salte por las nubes y que aflore la suerte que a unos cuantos ha convertido en afortunados con Indecentes Patrimonios. Lo digo porque considero que sería la única manera de acelerar las investigaciones y procesos judiciales en marcha, porque es obvio que al paso normal de los juzgados yo no llegaré a ver condena alguna. Vaya ejemplo el de Hernán Díaz, quien pudo hacer y deshacer en el gobierno de esta ciudad durante 11 años tras ser denunciado por prevaricación. 11 años necesitó un juzgado para condenar y echar a Díaz del sillón de gobierno. Antecedentes con los que temo no podré ver a muchos de los líderes o compinches de IP tras las rejas de Puerto 3, no porque sena culpables o no, sino porque cuando se pueda llegar a dirimir esas condenas, o bien los delitos habrán prescritos o bien los imputados habrán fallecido.

Lo que sí vemos y sufrimos es el daño causado por los gobiernos de IP, un daño en muchos casos irreparable, como ocurre con el territorio y el medio ambiente. No me parece de justicia que las cosas queden como están, muchos que sufren por el daño y sus perdidas, y unos pocos que se jactan de lo bien que lo hicieron y lo bien que les fue con El Puerto para los amigos.

El Tribunal de Cuentas ha blanqueado la presunción de delitos en la gestión de Impulsa, Suvipuerto, y Serecop, y la Fiscalía de la nación pasa del asunto porque no hay alarma social. El pueblo no clama justicia, outsider.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios