Tribuna libre

Fátima Ruiz De Lassaleta

Costumbrista y gastronómico

NO he de esperar a Adviento para contarles mi admiración, desde niña, por los Belenes de nuestra provincia y por las antiguas figuritas o muñecos de nacimiento, de El Puerto de Santa María, de los talleres de Ángel Martínez, hermano Manuel, sobrina y sucesores, desde 1882, que hace ya por tanto casi 130 años de su existencia y continuidad. Sin olvidar desde luego las de nuestro artista y escultor local Ramírez, de la calle Sol y luego en calle Rendona junto a Lealas.

Como la liturgia actualmente recomienda conservar el Nacimiento puesto hasta el día de la Candelaria, la celebración cristiana de la presentación del Niño Jesús en el Templo y de la purificación de María fue el día 2 de Febrero, a la hora de desmontar las montañas de corcho, el río de hojalata y de guardar las figuras en su vitrina de exposición, que empecé a barruntar en la necesidad de restaurar un brazo a la buñolera, la pata al burro de la chumbera grande y una oreja a la mula del portal.

En horario de comercio, en la calle Larga, 34 de El Puerto, frente al Monasterio de San Miguel, tienen su taller, desde el año 2000, Vicente Rodríguez Jiménez y su colaborador José Ramón Villar, quienes restauran los originales y conservan y trabajan con los maravillosos moldes de las esculturas de los Martínez. Pueden visitarles también en www.sucesoresam.com donde enlistan hasta cien grupos escultóricos o pastores individuales.

Ángel Martínez, tuvo su taller de artesanía del barro en la calle Postigo, 15 y su hermano mayor que el 22 años, tuvo en la calle Misericordia 29 su estudio de pintor, que creo que fue antes el taller de carpintería de su padre, donde mi madre adquirió de niña los que conservo. El primero sellaba sus obras con un distintivo cuadrado con sus datos y el segundo lo hacia con un sello ovoide. La perfección absoluta la consigue Ángel con sus detalles y en las posturas de sus pequeñas esculturas policromadas y obtuvo premios a nivel estatal en 1927 y 1943-4. Los puestos de fruta, de dulces de sartén, de pan, la carnicería y la pesca son de un realismo admirable.

Existen también obras de una tercera época, que resultan un poco más pesadas a la vista los grupos y que corresponden a su sobrina Carmen Gutiérrez, quien los produjo entre 1946 y 1976.

Ahora vuelven a ser perfectos y etéreos a la vista, como los de Ángel y su cabalgata de reyes magos de seis jinetes, los reyes a caballo y los pajes en camellos, todos de once centímetros de altura, es una delicia, incluso un sueño para la niñez.

Los tienen miembros de la Asociación de Belenistas Portuense Ángel Martínez, y de la Asociación de Belenistas de Jerez y en Benavente; y Antonio Plata, Guilloto Ramos, José Luis Villar Guerrero, Manuel Valencia y las hermanas Pemartín Díez conservan los mejores ejemplares que conozco.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios