El ligero aumento de la intención de voto al PSOE, detectado en la última encuesta del CIS, cuyo mérito principal radica en que es la primera vez en mucho tiempo que se aprecia, cualquiera la atribuiría a las decisiones de su Gestora de permitir, con la abstención, la investidura de Rajoy, posibilitando la formación de gobierno. También, en no poca medida, a la sensatez de Javier Fernández, presidente de la Gestora y de los acuerdos con el PP para la subida del salario mínimo y otros más. Cualquiera sí, pero no algunos de sus responsables, como el portavoz de la Gestora, Mario Jiménez, colocado allí por la presunta candidata a las primarias, Susana Díaz, que también lo tiene designado como portavoz en el Parlamento de Andalucía. El de Huelva es un parlamentario bronco, sin mucha cintura ni ingenio, necesitado para pulirse de una garlopa de carpintero.

Ha declarado, al conocer la conversación telefónica entre los presidentes de USA y España que "los españoles están sintiendo vergüenza de ver como Rajoy se ha ofrecido como una suerte de mayordomo para servir a Trump". Le recuerda los peores momentos de la foto de las Azores, con Aznar, Bush y Blair. Se trata, dice de una actitud impresentable por las graves agresiones de los derechos humanos de la administración Trump, que además, le pidió compartir los gastos de defensa en la OTAN. No sé si se manifiesta así, por ser esta su opinión personal, o por obedecer la consigna de El País, órgano oficioso del PSOE, que publica un editorial que titula "Rajoy se equivoca", donde se escribe que se ha dañado la imagen de España y desairado a nuestros socios de la UE y países de Latinoamérica.

No recuerdo que él, ni ningún otro responsable de su partido, criticara el regalo que Zapatero le hizo a Obama con el escudo antimisiles, sin pasarle factura y sin acuerdo del Parlamento y como que, después de su sentada ante la bandera de las barras y estrellas, tuvo que humillarse para hacérselo perdonar.

Pero en el PSOE, siguen con sus contradicciones, sin un pensamiento uniforme, porque la secretaria provincial del partido y presidenta de la Diputación de Cádiz, al parecer, sin haber leído El País ni oído al portavoz de la Gestora, le exige a Rajoy se ofrezca como interlocutor al presidente de USA para garantizar el empleo en la Base Naval de Rota, en la que se han despedido 12 trabajadores, poniéndose al lado de los trabajadores españoles. Ya me dirán ustedes cómo se concilia la falta de comunicación y diálogo que los socialistas exigen con la administración Trump, con la necesidad de velar por los intereses de los españoles, que trabajan en las bases.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios