EL ALAMBIQUE

Antonio Muñoz Cuenca

Los otros

COMO dice el pitagórico Empédocles, el mundo y nuestro cuerpo existen por la concordia y por la discordia son destruidos.

Nos apunta el diccionario de la lengua que discordia es división, diferencia, oposición, desunión, contradicción, conflicto y otras por este estilo. Hay muchas. Todos los días y a determinadas horas se reúnen bajo la pérgola de mi barrio de Pinar Alto un grupo variopinto de jóvenes. Los hay parados que como no, son los que más abundan… Hay como excepción una universitaria y también una chavala que trabaja en Cádiz en una fábrica de conservas. Los demás de entre 15 o 20 ya digo, parados. Hasta aquí todo normal en los tiempos que corren. El tema está en que hay como un desacuerdo, una desavenencia, una especie de miedo y enemistad entre estos chavales y los vecinos. Sencillamente se ignoran. Estos muchachos se reúnen porque necesitan hablar de sus cosas, de su situación y hay entre ellos mucha división de opiniones. Son los mismos que hace unos cuantos años nos destrozaban la barriada con sus acciones gamberriles o no nos dejaban dormir. Ahora son jóvenes pero hombres de un poco más de veinte años sin oficio ni beneficio y en desacuerdo total con toda la sociedad: Políticos sobre todo, empresarios, directores de bancos, contratistas, jefes, etc . Todo el que tenga algún poder pues todos son culpables de su situación. No es nada lo que echan por su boca. Todos quieren trabajar y no hay nada para ellos pues no hay ni siquiera para los que tienen títulos universitarios El caso es que a mí me conmueven oyéndolos y no puedo brindarles una solución. Entiendo perfectamente que compartan un porrito para alegrar el día. Han llegado a la hora de las urgencias, tienen prisas y soluciones no hay. Al menos no están en sus manos. ¿Qué hacer? Como estos jóvenes, supongo que hay en España, miles y miles con el consiguiente problema para las familias. Hay un inmenso error, una gran discordancia en creer que a estos jóvenes les da todo igual y que no se preocupan: Yo lo he comprobado en estos días en que me he reunido con ellos y hemos dialogado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios