NO es el título de una película, es el número de parados al que nos acercamos a ritmo acelerado en El Puerto. Exactamente hay ya 9.297 parados, 151.162 en Cádiz, 803.137 en Andalucía, y 3.629.080 en España. No son sólo datos estadísticos, son millones de dramas familiares. El Gobierno se justifica en que la crisis es global, y que la ha provocado la perfidia financiera. No le falta razón, pero no acaba de explicar por qué en España está siendo especialmente virulenta, y por qué en otros países europeos el efecto sobre el empleo no ha sido tan demoledor como aquí. De hecho, tenemos el récord de parados de la Unión Europea, y con diferencia.

Ahora habría que recordar las declaraciones triunfalistas de Aznar y Zapatero en pleno boom económico, presumiendo de que España era el país de Europa que más empleo generaba, me acuerdo de aquel "el 40% del empleo que se crea en Europa lo hace en España". Ahora el 40% del empleo que se destruye en la UE lo hace en España. Vivimos en las dos últimas décadas un espejismo, la construcción y el turismo crearon millones de puestos de trabajo tan efímeros como las grandilocuentes y pomposas afirmaciones patrioteras de que éramos la décima potencia económica del mundo. ¡Vaya potencia que depende de construir casas inaccesibles para los que las necesitaban!

Hemos recibido miles de millones de euros de la UE -billones de pesetas- que hemos malgastado en construir autopistas y AVEs en todos sitios; todo hay que decirlo, con el beneplácito de la mayoría de la sociedad. De formar a la población (un tercio de nuestros jóvenes no tienen titulación de ningún tipo) y en tecnología propia, nada de nada. Somos tercermundistas. Las industrias son sucursales de multinacionales que -como ha ocurrido en Delphi-, las cierran cuando les interesa. Ellos se llevan el negocio a otros países, y aquí nos queda el paro.

El Gobierno y la Junta por todo imaginar intenta, con los planes 'Eñes' o 'Protejas', seguir alimentando al monstruo de la construcción. Se anuncian nuevos planes para el año que viene. ¿No pueden contratar miles de maestros y profesores para sacar de la indigencia educativa y profesional a miles de jóvenes y no tan jóvenes? ¿No pueden invertir más en economía de futuro y no en parches y más parches?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios