DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Tras lo que el presidente Sánchez llamó en la sesión de control del miércoles "anhelo de justicia social", llega de golpe la realidad y lo cuestiona todo. Tenemos una crisis que ya ha dejado atrás a millones de personas. Y ahora se intenta mitigar los efectos para quienes quedan en precario. Viene mucho paro y aquí será mucho peor. Si España llega al 19% de desempleo, Andalucía se acercará al 30%. La región suele estar ocho puntos por encima de la media nacional. En los 2000, con la burbuja inmobiliaria, la brecha se acortó. Pero en los años más duros de la crisis, Andalucía tuvo diez puntos más que el promedio español. Según el INE en el primer trimestre de 2013 el paro andaluz llegó al 36,77%. Este es el precedente.

En esta ocasión el Gobierno confía en una rápida recuperación en el segundo semestre y en las medidas que ha tomado para paliar el impacto. Las ministras de Economía y Hacienda hicieron ayer un ejercicio difícil: dar datos desagradables e intentar pintar un horizonte soportable. España acaba de comunicar a la UE que prevé una bajada del PIB nacional del 9,2% en 2020. Los cálculos en estas previsiones son siempre optimistas y rara vez se cumplen.

Tanto Calviño como Montero calificaron varias veces sus cifras de prudentes, pero es poco creíble que los ingresos públicos sólo bajen un 5,3% si desciende el PIB un 9,2%. Datos recientes lo cuestionan. En 2008 el PIB subió en España un 0,9% y según la Agencia Tributaria se redujo la recaudación de impuestos un 13,5%. En 2009 disminuyó el PIB un 3,8%, dos veces y media menos que la previsión gubernamental para este año, y la caída anual de los ingresos fiscales fue del 17%. Ayer preguntadas las ministras por nuevos impuestos dijeron que el Gobierno sólo contempla los ya presentados en el Congreso sobre transacciones financieras y servicios digitales. La AIReF, cuando la presidía el ministro Escrivá, calculó que esos tipos fiscales podían suponer mil millones, cuando el déficit público calculado por el Gobierno supera los 115.000 millones y probablemente será mucho mayor.

El economista José Carlos Díez, coordinador de la ponencia económica en el último congreso del PSOE y partidario de Susana Díaz en las primarias que perdió, ha dibujado en twitter un duro escenario: "Es el momento de decir la verdad a la gente; no tenemos dinero para todo, hay que priorizar gastos y reconocer que habrá recortes. Cuanto antes lo hagamos, más suave será la caída".

Y en Andalucía será mucho peor.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios