No Sin Música 2023 en Cádiz Así queda el cartel del festival con las últimas confirmaciones

Pese a que las críticas a las tradiciones importadas se las lleva todas Halloween, el Black Friday es sin duda la costumbre que más rápidamente ha arraigado. Y con muy poca oposición, por cierto. Las voces indignadas por la noche de las brujas parecen no tener nada contra la fiesta del consumismo.

En fin, no sigo por ahí que no era mi intención abrir ahora este debate. Por lo que yo quería traer a colación el Black Friday es por el escaso impacto -comparativamente- que tiene esta fecha en El Puerto. No porque el comercio portuense huya de modas extranjeras o se guíe por otras estrategias de marketing. Simplemente, porque no hay comercio.

Fuimos pioneros en la moda de los centros comerciales. Nos las quisimos dar de modernos y apostamos todo a la concentración de tiendas en espacios construidos por y para el consumo. Como ratones tras el flautista, nos dejamos seducir por las grandes superficies y abandonamos los comercios de barrio.

Los esfuerzos, durante años, por promover el Centro Comercial Abierto para contrarrestar esta competencia desigual han sido, si bien loables, poco fructíferos. Una espiral imposible: una zona sin una buena red de establecimientos no atrae consumidores, y sin consumidores es difícil que los comerciantes se animen a instalarse aquí.

Son muchos los factores que han castigado al centro de El Puerto, especialmente la política de vivienda, pero es evidente que la decadencia comercial de las últimas décadas ha sido una de las principales causas de su agonía. Basta mirar cualquier ciudad del entorno, poblaciones más pequeñas, cuyas calles están cualquier tarde de martes más ambientadas que un día de campaña navideña en El Puerto con sus 90.000 habitantes.

Perdimos mucho al apostar por las grandes superficies, pero lo que no podíamos imaginar es que la jugada también le iba a salir mal a los centros comerciales. El boom de las compras por internet y los cambios de hábitos están despoblando estos enclaves, pero de momento no parece que el comercio tradicional haya encontrado cómo sacar tajada de este declive.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios