Análisis

José guerrero 'yuyu'

Hay más de lo que se ve

De tanto jugar a destruir uno acaba olvidándose de que sabe hacer otras cosas

Vuelve la Liga después del parón de selecciones y le hubiera venido muy bien ese parón al Cádiz si hubiera puntuado en Villarreal, pero otra vez el arbitraje puso su granito de arena para que no fuera posible. Un penalti a los 4 minutos mata el partido a un equipo mentalizado para defender. Pero resulta muy curioso que los de Cervera desplegaran todo su potencial de juego cuando se iba 2-0 en el marcador. Que el planteamiento y al filosofía del entrenador da resultado en lo que a puntos se refiere no hay discusión, pero viendo al Cádiz jugar en determinados partidos (el de Villarreal sin ir más lejos) se comprueba que este equipo tiene mucho más juego que el que ofrece habitualmente en el campo. Nadar y guardar la ropa está muy bien, y los puntos lo demuestran, pero existe en cierta parte el cadismo la creencia de que combinando esa defensa numantina ante rivales peligrosos y superiores y algo más de ambición en partidos donde se pueda, ahora mismo estaríamos casi salvados matemáticamente.

El Cádiz se volcó en Villarreal, pero cuando ya no había remedio, y desplegó un fútbol bastante vistoso. Es decir; se puede aunque no se quiera. Y ahora falta por ver qué Cádiz vamos a ver en los partidos que restan. Pues yo no apostaría nada por ver a otro distinto del que hemos venido viendo. ¿Y eso es malo o bueno?. Pues si los de abajo siguen pinchando, será bueno sacar un puntito cada dos o tres partidos. Si los de abajo empiezan a ganar nos va a hacer falta más contundencia.

La ventaja que se tiene es que de los diez partidos que quedan, seis son ante rivales directos por la lucha por el descenso, empezando por el de hoy. Y es precisamente ante estos rivales donde hay que dar un puñetazo encima de la mesa prontito para dejar claras las intenciones. El rival de hoy es el Valencia, sí, pero no es el Valencia que llegó a dos finales de Champions consecutivas. ¿Rival respetable?, por supuesto, tiene calidad pero si está ahí abajo será por algo. Los seis puntos de ventaja que tenemos sobre el descenso son oro en paño, pero a veces estas cosas causan el efecto contrario, porque se ve uno con la tranquilidad de que si pierdes no pasa nada porque hay colchón, y es así pero cuando se necesitan los puntos como el comer se juega con el puñal entre los dientes. Así que lo ideal es jugar como si nos fuera el descenso en cada partido, yendo a por los tres puntos y si se pierde… pues oye, hay colchón.

Que quede claro: no se trata de cambiar de filosofía de juego a estas alturas de liga. Se trata de que el equipo se mentalice de que tiene más armas de las que cree y debe saber usarlas cuando la cosa se ponga a tiro. Porque de tanto jugar a destruir uno acaba olvidándose de que sabe hacer otras cosas. Y hay calidad y mimbres para hacerlas. Pero la mayoría de las veces cuando hemos querido sacar esas armas ya era demasiado tarde. Quizás sea el momento de sorprender a todos esos equipos que piensan que venimos a encerrarnos. Lo mismo nos llevamos todos una sorpresa. ¿No?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios